web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Y luego… ¿que haré en casa?

Con la pandemia millones de familias tienen que permanecer en su hogar por tiempo inde­terminado, tienen que reinventarse en las acti­vidades dentro de casa para que el aislamiento no se convierta en irritabilidad, estrés o apatía hacia las personas con las que vivimos.

Escuchamos constantemente ¿Qué es eso?, ¿Por qué está pasando?, ¿Por qué dejé de ir a la escuela?, ¿por qué no podemos salir al parque?, sin duda alguna los niños saben que algo está sucediendo y acorde a su edad podrán entender lo que pasa, lo más pequeños, piensan que están de vacaciones.

Nuestro principal objetivo como adulto es ayu­dar a que los infantes estar informados, sin dar demasiada referencia para no abrumarlos. Lo im­portante es escucharlos para poder orientarlos en controlar sus emociones, debemos pedir que nos cuenten qué saben sobre el covid-19 y cómo se siente al respecto, la idea es evitar alármalos.

Algo importante para enfrentar esta situa­ción es tener paciencia ya que al romper la ru­tina diaria podemos observar alteraciones en su conducta: cambios de humor, quejas, dolor de estómago o de cabeza, mientras que algunos tienen problemas para realizar su tarea escolar. Los mayores pueden mostrarse irritables y en­fadados, mentir o desafiar la autoridad.

Para evitar esto, lo ideal es que los estudian­tes mantengan sus rutinas para que continúen con sus procesos de aprendizaje y que al volver a la rutina no sea complicado, practicar yoga le ayudará a reducir el estrés y también es reco­mendable hacer técnicas de relajación.

Te puede interesar