web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Vuelve la mortandad de manatíes a los Pantanos de Centla

Desde el 2018 que inició la mortandad de manatíes en los “Pantanos de Centla”, nunca las autoridades informaron a que se debió este fenómeno.

Luego de varios meses que pescadores no reportaban la muerte de algún manatí, el pasado domingo pescadores de la Sociedad Cooperativa de Producción Pesquera “Juan del Grijalva”, a 700 metros del encuentro de los tres ríos, conocido como “Tres Brazos”, en la comunidad de San Juanito, divisaron que sobre las aguas del rio Grijalva, la corriente arrastraba a un manatí muerto y en estado de descomposición, cuando hace un mes se reportó también la muerte de peces por la misma zona.

René Contreras Rodríguez, secretario de la Cooperativa de Producción Pesquera “Juan del Grijalva”, dijo que cuando realizaban sus actividades pesqueras a 700 metros de la unión de los tres caudalosos ríos (Grijalva, Usumacinta y San Pedro), se percataron que sobre las aguas, la corriente arrastraba un manatí muerto como de 1.80 metros de largo, el cual ya se encontraba en estado putrefacto, por lo que solo lo jalaron hacia la orilla en espera que llegara alguna autoridad ambiental.

Asimismo, dijo que hace meses se presentó una mortandad de especies pesqueras a lo largo del río Grijalva, pero que hasta la fecha ninguna autoridad informó a qué se debió este fenómeno, lo que afectó a las Cooperativas de Producción Pesquera de Tabasquillo, El Tinto, San Roque, Juan del Grijalva, Santa Martha y el Negro Chón, pero las autoridades no le dieron importancia, por eso la desidia de los pescadores, que aunque vean algo, ya no reportan nada.

Asunción Rodríguez, mejor conocido como el “Negro Chón”, aseveró que desde el 2018 que inició la mortandad de manatíes en los “Pantanos de Centla”, nunca las autoridades informaron a que se debió este fenómeno, porque se mencionó que podrían ser las aguas residuales que llegan al río Grijalva desde Villahermosa hasta Frontera, así como de los múltiples ductos e instalaciones petroleras que se ubican en la zona protegida, hasta de los químicos que utiliza en las plantaciones de palma de aceite, pero la verdad nunca se supo, por eso ahora los pescadores ven un manatí muerto y no le dan importancia.