DESDE LA YARDA CERO

Mejor defensiva definirá el juego


Charly Levi

Lecturas: 291

QExiste un viejo y conocido dicho dentro de la NFL, organización que este domingo conocerá al campeón en la celebración de su temporada 100:

“Las ofensivas venden boletos, las defensivas ganan partidos, y los equipos especiales ganan campeonatos”. Agregaría en lo personal a este certero resumen de lo que encierra el deporte de las tacleadas, que los equipos especiales provocan casi siempre la oportunidad para que el pateador, desde su necesario aislamiento en banca, venga a ganar el partido o a su sufrir en carne propia la culpabilidad de la tragedia.

Tal fue el caso para el pateador de los Buffalo Bills, Scott Norwood, quien prácticamente comenzó un “Vía Crucis” en domingos de Super Bowl para el equipo que comandaba como pasador Jim Kelly, conjunto que perdió cuatro juegos por el título de forma consecutiva. El primero de estos descalabros ocurrió el 27 de enero de 1991 en Tampa, Florida ante los New York Giants, quienes doblegaron a los campeones de la AFC por score de 20-19, luego de que los Bills tuvieron en sus manos el Trofeo Vince Lombardi y lo dejaron escapar. Con el reloj prácticamente en cero, Norwood no pudo concretar un gol de campo de 41 yardas para cambiar la historia de los resultados en un Super Bowl. Aunque el crédito de los dos primeros trofeos para las vitrinas de los New England Patriots se lo adjudican a la dupla de Brady-Belichick, muy pocos otorgan la justa dimensión a los nervios de acero de Adam Vinatieri, quien acertó determinantes goles de campo, prácticamente a segundos de finalizar el partido para que los Pats ganaran las ediciones XXXVI y XXXVIII.

Ante lo cerrado que se vislumbra el duelo de hoy entre los Kansas City Chiefs y los San Francisco 49 ers, no se descarta que los pateadores puedan ser llamados a escena para los últimos segundos, si es que las defensivas logran imponer condiciones.  

 

 



visitas