CASCARA AMARGA

Ilustre tabasqueño


Laureano Naranjo Cobian

Lecturas: 872

El destino existe y la fortuna tam­bién. Y fue Cunduacán, la ilustre Atenas de Tabasco, donde abrió sus ojos un Tabasqueño que llegó a ser destacado a nivel internacional.

Dos ilustres personajes, han desta­cado en el estudio de la vida y la obra de este ilustre Doctor en teología: Don Jorge Priego Martínez y Don Jorge Gurria Lacroix. Desde joven fue muy inteligente y dedicado al estudio.

Figura relevante en el último tercio del siglo XVIII. Caballero del buen de­cir.

Cuando él nació, era Virrey de la en­tonces Nueva España Don Joaquín de Monserrat, Cirana, Cruillas, Crespi de Valdaura, Sanz de la llosa, Alfonso y Calatayut, Marques de Cruillas.

Gran estudioso de la gramática lati­na. Aventajado estudiante en el presti­giado Seminario Tridentino de Mérida, Yucatán.

Viajero a la capital, ingreso a la Real y Pontificia Universidad obteniendo el grado de bachiller.

Tanto era su talento que fue invitado a impartir las cátedras de lógica y meta­física en el Colegia de San Juan de Le­tran.

Este sabio cura, contando apenas con 25 años decidió participar en un certamen convocado por esa univer­sidad, con motivo del ascenso al trono Español Carlos IV al que apodaban el cazador, y fue así como compuso su cé­lebre romance Endecasílabo (verso de once silabas de origen italiano) obte­niendo el primer lugar y siendo pre­miado con una medalla de oro y dos de plata.

En 1805 viajó a la antigua Guatema­la obteniendo su doctorado en la Sagra­da Teología.

Más adelante, en 1810, representó a la provincia de Tabasco en las cortes generales de Cádiz donde expusó su ya célebre Memoria sobre la Provincia de Tabasco: se llamaba José Eduardo de Cárdenas y Romero.

Hoy jueves 23 de enero se cumplen 199 años de su fallecimiento. ¡¡Honra y gloria de Tabasco!!.

 



Columnas anteriores

visitas