TELÉFONO ROJO

Seguridad: reivindican a gobernadores


José Ureña

Lecturas: 285

-Para atrás los fielders –dicen los beisbo­listas.

Cuando el equipo defensivo espera ba­teo de largo alcance del ofensivo, se echa para atrás el cuadro para cubrir mejor el diamante.

Una estrategia para evitar daños mayo­res: jonrón, hits generadores y tal vez la de­rrota.

La metáfora del béisbol, propia de este sexenio, podría aplicarse en esta ocasión.

Al principio se les quitaron facultades a los gobernadores y se les impusieron ordena­mientos, instituciones –la Guardia Nacional- y por supuesto políticas.

Desde el poder se medirán proyecciones, pero con resultados no muy positivos a juz­gar por estadísticas y reacciones.

Hoy aquellos gobernadores vuelven al centro y se les pide ser el núcleo estatal para coordinar fuerzas federales, estatales y mu­nicipales.

Así pueden medirse los discursos conci­liadores de los secretarios de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y de Seguridad, Al­fonso Durazo.

Los dos distendieron el ambiente y así pu­do llevarse una reunión en paz, ojalá como presagio de la pacificación deseada del país.

REGRESO DE FACULTADES

Pero Alfonso Durazo tendió un manto de preocupación.

En un año se han perdido al menos cinco mil armas de cargo de policías están en ma­nos da la delincuencia.

Es cuestión de práctica: en muchos lados los agentes se las llevan en lugar de dejarlas en instalaciones oficiales, lo cual favorece el desvío.

En tanto se llega a una conclusión o, me­jor aun, se da seguimiento a esas armas y se le quita a la delincuencia organizada, se ela­bora una estrategia de coordinación bajo tres bases:

-Neutralidad para no politizar la seguri­dad pública.

-Unidad en torno a los grandes proble­mas nacional y, ya lo sabemos, uno de ellos es la enorme inseguridad.

-Y coordinar todos los mecanismos en es­ta materia.

Y como de reivindicar la figura de los go­bernadores se trata, cuando las circunstan­cias parezcan rebasar a las instituciones, ellos asumirán el mando. A cambio se les ofreció una zanahoria: ya no habrá retrasos en la entrega de recursos, aunque tampoco habrá incremento de partidas.

 



Columnas anteriores

visitas