EL COMEJÉN…T

¡Hoy, operativos por Ley Antiplástico!


Óscar Ariel Escalante Zapata

Lecturas: 444

Hoy miércoles si no hay retrocesos, recula­das o prórrogas, como dijera, hablara o in­dicara la crítica, locutora o comentarista Adela Micha, entrarán, ingresarán o ini­ciarán, en vigor, fuerza o brío, las inspec­ciones, exámenes o registros a comercios, negocios o tiendas, para prohibir, impedir o vedar el uso, hábito o costumbre de plásti­cos y unicel.

Pero dejemos a un lado los sinónimos de la Micha porque de lo contrario no termi­namos la columna que trata sobre la apli­cación de la ley que elimina solo la entrega de bolsas y popotes de plástico, y recipien­tes de unicel, que en conjunto y por nuestra culpa dañan al medio ambiente, que a éstas alturas ya es ‘cuarto ambiente’.

Los comerciantes deberán entregar bol­sas de plástico biodegradables, popotes de otro material amigable con el medio am­biente y despedirse del unicel, pues no hay biodegradable.

Aunque se prevén multas económicas muy altas, inclusive el cierre de estable­cimientos que no respeten la ley, aún hay varios artículos de plástico que no fueron contemplados en dicha ley, como los vasos desechables, que deben ser sustituidos no por los de papel, si no por jícaras, y el cliente puede llevar la suya.

¿Que seguirá de la Ley antiplástico?. Los diputados tendrán que eliminar además las botellas desechables y las bolsas en las que maduran los plátanos, para regresar a las de vidrio retornable y papel periódico, en orden.

Haciendo un recuento, las bolsas de plástico que daban en súper, mercados y tiendas, han sido restituidas, por parte del marchante, con el clásico morral, además de las bolsas de tela y las cajas de cartón; los recipientes de unicel deben ser sustituidos por los de cartón o papel, al igual que los po­potes, y si es por comestible para llevar, los clientes deben llevar su ollita, termo o bush.

Pero sin duda que hay más plásticos que eliminar, como: la esponja para restregar­se la espalda durante el baño, para volver al estropajo; el papel sanitario, aunque no es plástico, es demasiado su consumo, por lo que hará falta una iniciativa para regre­sar al bacal de maíz, siempre y cuando den el ejemplo los diputados y funcionarios de la austeridad republicana.  

 



Columnas anteriores

visitas