Entre Números

¿Gran logro u oportunidad desperdiciada?


Mtra. Soraya Pérez

Lecturas: 226

México logró posicionarse en el contexto internacional como una de las economías petroleras más importantes, sin embar­go, no hemos podido aprovechar el enor­me potencial que tenemos. No fue sino con muchos sacrificios políticos, que la Admi­nistración anterior logró contar con un nuevo marco legislativo que permitiría eli­minar el monopolio de las empresas de go­bierno, incentivar la competencia a través de la participación de más inversionistas, y darle mejores servicios a la ciudadanía.

En tan sólo cuatro años a partir de la re­forma energética, se lograron constituir órganos reguladores importantísimos, co­mo la Comisión Nacional de Hidrocarbu­ros (CNH). En el sexenio pasado, la CNH logró adjudicar 150 billones de dólares con 60 empresas nacionales y extranjeras pa­ra los próximos veinte años. Las inversio­nes ahí estaban, pero el gobierno actual decidió cancelar las próximas licitaciones. El modelo también contempló una trans­formación para alcanzar la generación de energía eléctrica mediante fuentes lim­pias, la meta era alcanzar la distribución del 35% de este tipo de electricidad para 2024. Se llevaron a cabo tres licitaciones asignando casi 9 mil millones de dólares para 65 centrales, permitiendo que 17 es­tados contaran con la capacidad de gene­rar energía eólica o solar; volviéndonos, a su vez, el sexto país más atractivo en este tipo de inversiones.

La tecnología para la generación de electricidad limpia cada vez es más acce­sible, de ahí la ventaja del nuevo modelo energético, el cual hoy nos permite a los consumidores de pequeña escala gene­rar, consumir y vender energía. Al respec­to, como legisladora, he presentado varias iniciativas para ayudar a los ciudadanos, especialmente a los que vivimos en zo­nas de temperaturas extremas, como lo es el caso de mi estado de Tabasco, y contar con beneficios para poder adquirir apara­tos certificados en energías limpias a me­nor precio.

Afortunadamente, acaban de anunciar la segunda parte del Plan de Inversiones en materia energética con el sector privado. Si este acuerdo logra reactivar las rondas pe­troleras y las subastas de energía eléctrica, no tengo duda que recuperaremos la diná­mica de crecimiento que teníamos hace apenas un año. Nuevamente, el Gobierno Federal tiene en sus manos la oportuni­dad de rectificar, y tomar decisiones que beneficien a los mexicanos; ahora quedará por ver si esto resulta en un gran logro o en otra oportunidad desperdiciada.

 



Columnas anteriores

visitas