Purgatorio

‘El regreso de los brujos...’


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 903

ESTA COLUMNA FUE ESCRITA A LA ORILLA DEL RÍO VIEJO. ASÍ ARRANCA­MOS 2020: SUAVECITO...

 

QUE CULPA TIENE LA ESTACA

En su micro-espacio los priístas festejan la un­ción de su "nueva" dirigencia estatal. Después de la debacle - y ese ominoso tercer lugar- has­ta un cumpleaños es buen pretexto para presu­mir "unidad".

Si esta columna pecara de suspicacia, apun­taría que el tricolor regresó a las andadas pero ¡en su peor expresión! y no va a cambiar nada. Sigue caminando como pato, aunque por mo­mentos parezca remedo de ganso ( ¡me canso! ).

Me refiero al hecho de "aglutinar" a la mili­tancia en el auditorio de la Sección 44, que sabe a Romero Deschamps, a Pilar Córdoba, a Jo­sé Zamudio; que huele a corrupción. Parecían estar ‘en su lodo’.

El partidazo intentó mostrar el "músculo" a la antigua usanza. Chalecos y camisas rojas; porras famélicas; selfies a diestra y siniestra; amnesia por el desencanto ciudadano. Tambo­rileros y matraqueros; presuntos "candidatos" y estructuras fantasmas. Todo. "Legítima es la nostalgia" sentenció Luis Echeverría. Nada nuevo...

Quien esto escribe se precia de conocer a Alejandro Moreno y a Dagoberto Lara; el primero, formado en la ortodoxia priísta, liga­do a Carlos Salinas de Gortari, Roberto Ma­drazo y Enrique Peña Nieto, a quienes, sin duda, les debe su llegada al CEN, lo cual le per­mite gravitar en el priismo nacional. Contra­peso natural de Manlio Fabio Beltrones pero aliado de Madrazo, hoy presume que quien lo acercó a AMLO fue el ejecutivo tabasqueño, Adán Augusto López, cuando el campechano era gobernador y no su compadre Manuel Velasco como muchos suponen. El segundo, hom­bre de campo, de bueyes y vacas , empresario del sector energético; siempre me dijo que no tiene necesidad de vivir de la política y eso, hay que decirlo, le da cierta independencia y a diferencia de Alito, se le nota a leguas que no tiene maldad ni es ‘ahijado de la Nomenclatura’. Vamos, él le ha metido mucha lana de su bolsa al PRI ‘pa que camine (bueno, para que cojee).

El paso de Dago por el PRI ha sido circuns­tancial, que no accidental. Se la tomó en serio y fue candidato en dos ocasiones, hasta que la Gi­na Trujillo lo hizo secretario de Organización, papel que se tomó tan en serio que logró sacudir a los secciónales y sacar agua de un pozo seco y terriblemente contaminado por todo tipo de alimañas.

Siempre he pensado, sin embargo, que el buenazo de Dago y su compañera política de viaje Katia Ornelas deberían de haberse ido a parar al PVEM con Pico Madrazo, por aquello de que están ‘muy verdes’...

Y a diferencia de "Alito" que le hace ‘segun­das’ al regimen morenista, la dirigencia que encabeza Dago tendrá la difícil tarea de inter­pretar los mensajes de la cúpula nacional, esto es, no actuará de "motu propio"; deberá cerrar filas cuando así se lo pidan "por razones de Es­tado" y a veces - ¿solo a veces? - jugar a la oposi­ción. Y si algo les queda claro a los "mohicanos" es que las candidaturas serán palomeadas "arri­ba", no en 16 de septiembre. Sépanlo bien. Bajo otras circunstancias el de Huimanguillo no hu­biera llegado; era el hombre que necesitaba el PRI : ‘Cándido Lara’, pa servirle a usted y tran­sitar en un escenario adverso.

El empujón de Gina y la maniobra ‘Rober­tiana’ ( ‘te voy a poner donde te necesita el par­tido...’ ) a Pedro Gutiérrrez fue en realidad para operar ‘ sin testigos’ incomodos. Y es que el expresidente del tricolor choco era como el Cruz Azul, no gana pero hace ruido. A Dago se la ‘vendieron’ como una forma de ‘ayudarlo’.

Ahora bien, resulta harto interesante saber qué papel va a jugar Manuel Andrade, más que como exgobernador, como ideólogo y líder natu­ral del partido.

Les guste o no, MAD sigue siendo el ‘Tata mandón’ y no se le pude excluir por fobias que un día le contaré, pues en una de esas se va a Morena y/o a encabezar uno de los nuevos par­tidos. ¿Se imagina a cuantos ‘soldados priístas’ ( de los leales que quedan ) se podría llevar ?

NOS LEEREMOS EN OTRO PURGATORIO, SI DIOS QUIERE.



Columnas anteriores

visitas