INVITADO

Electorerismo terrorista


Mouris Salloum George

Lecturas: 240

Nuestra agobiada e indefensa humanidad, es­tá expuesta de nuevo a los peligros de una ter­cera Guerra Mundial, ahora de naturaleza nuclear. Siempre nos ha parecido juiciosa la voz del académico e investigador humanista Noam Chomsky, uno de los más autorizados acusadores de la estrategia de desinforma­ción, con fines manipulativos, patentada por los inquilinos de la Casa Blanca y sus se­cuaces. Su obra de consulta obligada es, los guardianes de la libertad/ Propaganda, desin­formación y consenso en los medios de comu­nicación de masas. (Grijalbo 1990.). El escritor y editorialista sostiene que la principal ame­naza nuclear actual, no es la que se imputa a Irán, sino el Estado cliente de Washington en la región: Israel. Como sea, la Casa Blanca re­publicana fabricó hace años su coartada terrorista del eje del mal y la invoca en cada ocasión en que a la rapaz plutocracia estadunidense se le abre el apetito por nuevos territorios don­de haya que extraer ganancias a costa de pue­blos masacrados, para el caso, los del Medio Oriente. En Irán, Donald Trump se tiró, li­teralmente, a matar en el “maligno” eje, está incluido Irán. Ahora que Donald Trump se ha puesto a galope por un segundo mandato, no podía ser diferente: Inauguró 2020 tirándo­se, literalmente, a matar: Lo hizo contra man­dos iraníes destacamentados en Irak. Como no le pegan a un manco, el gobierno de la Re­volución Islámica reaccionó haciendo aprestos para la represalia, oportunidad que se prestó para capitalizar el derribo de un avión de pa­sajeros de línea ucraniana que despegó de Te­herán. No se apagaba el fuego de la nave y el candidato republicano ya operaba su celular para insinuar melifluamente que el aparato había sido impactado por un misil disparado por Irán. El primer ministro de Canadá, Jus­tin Trudeau (60 connacionales murieron en el siniestro), le siguió la corriente, si bien mati­zo: Pudo ser un error. Ningún peritaje técnico avalaba ni avala aún el lance de Trump, pero la escalada sicológica había sido puesta en mar­cha. La Cámara de Representantes emitió ayer un mandato legislativo, limitando las faculta­des militares del desquiciado del Salón Oval. Dada la viva pugna de poderes partidistas en la arena electoral, quién sabe qué efectos pue­da tener esa acción cautelar. Grave asunto.

(*) Director General del Club de Periodis­tas de México, A.C.

 



Columnas anteriores

visitas