ANALISTA

El dinero no conoce ideología


MBA. Ramsés Pech

Lecturas: 392

El dinero tiene una única cara: Sirve para invertir con un retorno. Repar­tirlo en forma discriminada con el argumento de que la riqueza se com­parte, no funciona.

El neoliberalismo, capitalismo, comunismo y socialismo, toda co­rriente ideológica, necesita dinero para poder mantenerse en una ad­ministración, debido a que el poder 'es momentáneo' hasta que el capi­tal les alcance para que la sociedad tenga para vivir y no sobrevivir.

El dinero, para que pueda fluir, no debe ser controlado por un pre­supuesto determinado en forma anualizada, el cual estipula cómo deben asig­nar los recursos para la parte social y desarrollo económico.

El mundo ha cambiado y ha dejado el pensamien­to unicelular y pasó a determinar qué debe rea­lizar para que la nación pueda tener control de sí misma e influir de modo global a largo plazo. Actualmen­te el costo de tener dinero es bajo, pero él quiere estar en un lugar que tenga estabilidad financiera, polí­ticas públicas de competencia li­bre entre todos los que influyen en el mercado, y donde haya un plan de nación que asegure un mercado que requiere cubrir en un tiempo de­terminado en función de metas es­pecíficas, y que no cambie en cada administración.

En el mundo muchas naciones han entendido que no pueden controlar el poder del dinero y la única forma de convivir con él es al realizar leyes, regulaciones, normas y políticas pú­blicas por medio de órganos indepen­dientes.

La política debe ser la facilitado­ra de la forma como utilizan el dine­ro las empresas en un mercado, ya sea de la nación o privado, para poder te­ner un crecimiento y no llegar a con­trolar, fustigar o imponer un vigilante del cómo. La ley está para cumplirse, el problema es cómo la aplicas o in­terpretas para el beneficio de quien la quiera utilizar. Al mentirle al dinero lo perderás.

El dinero tiene una única cara: Sir­ve para invertir con un retorno; re­partirlo en forma discriminada con el argumento de que la riqueza se com­parte, no funciona en un mercado mundial con alto dinamismo y vola­tilidad.

En la parte energética es­tán aprovechando que la tecnología ha evolucionado en la última década a pasos inimaginables y debido a la inversión en investigación desarrollada por países que han logrado una estabilidad económica basada no en el control del dinero, sino en facilitar la colocación de in­versiones.

 



Columnas anteriores

visitas