CASCARA AMARGA

¿Tercera década?


Laureano Naranjo Cobian

Lecturas: 565

Milenarismo: Creencia en que existirá sobre la Tierra, antes del día del juicio final, un reino de paz establecido por Jesús que durará mil años y será benéfico y pacífico.

Un momento. Miren ustedes. No se dejen sorprender. Ya sucedió una vez hace algunos siglos en que durante mucho tiempo -cerca de mil años- se hizo creer a la gente que la tierra era el centro del universo; era la famosa teoría geocéntrica. Hasta que vino al mundo Nico­lás Copérnico en el siglo XV y le demostró al mundo la verdad científica, que todos los pla­netas giran en torno al sol, en un movimien­to de rotación y de traslación. El sol a su vez, se traslada hacia la constelación del León. Esto es lo que se conoce como la teoría heliocéntrica. Con el conteo del tiempo pasa algo parecido a aquella creencia de que la tierra era el centro del universo. Nos quieren hacer creer, apabullándonos, que ya iniciamos la tercera déca­da del siglo 21 después de Cristo. Todos, o casi todos, los comunicadores, hablan con cierta seguridad de que ya se inició la tercera déca­da de este siglo y no es así. Están equivocados consciente o inconscientemente. La verdad es que esta aún no se inicia, porque primero tie­ne que terminar la segunda y aún no termi­na. Y es que es simple, una década tiene diez años no nueve. Parecería que hay que recor­darlo. Esta segunda década terminara el 31 de diciembre de este 2020. Y recapitulando, hay que razonar que el tercer milenio después del Glorioso nacimiento de Sublime y Misericor­dioso Jesucristo inició el 1 de enero del 2001, habiendo concluido el segundo milenio el 31 de diciembre del año 2000. No hay para don­de hacerse ni razón para confundirse. Es muy claro. La segunda década de este siglo inició en el primer segundo del 2011 y concluirá el últi­mo segundo del 2020. Así que la tercera déca­da del siglo que corre iniciará hasta el primer segundo del uno de enero del 2021. Y entonces sí. ¡Agárrense! Porque estaremos entrando en la tercera década del tercer milenio después del Divino nacimiento de aquel que dijo por conducto de Saulo de Tarso: “También debes saber esto: que en los postreros días vendrán tiempos peligrosos. Porque habrá hombres amadores de sí mismos, avaros, vanaglorio­sos, soberbios, blasfemos, desobedientes a los padres, ingratos, impíos, implacables, calum­niadores, intemperantes, crueles, traidores, impetuosos, amadores de los deleites más que de Dios, que tendrán apariencia de piedad, pe­ro negarán la eficacia de ella; a éstos evita”.

 



Columnas anteriores

visitas