EL CHAPUCERO

EU ordenó a golpistas expulsar mexicanos


Nacho Rodríguez

Lecturas: 22506

La abrupta salida de diplomáticos mexicanos y españoles de Bolivia no fue casual, sino es parte de una estrategia de EU para impedir a como de lugar que Evo Morales regrese al poder en marzo. Ante el hecho que los golpistas no tienen legitimidad política ni electoral, el gobierno de facto le urge pasar por el tamiz del sufragio para que la comunidad internacional los reconozca. El problema para los golpistas es que nunca imaginaron que Evo iba a regresar tan rápido para hacer política y se esté organizando para recuperar el poder en las elecciones de marzo. Resulta obvio que si esto sucede y el MAS vuelve a ganar, el Golpe habrá sido en vano y, evidentemente, los responsables del mismo, desde Añez, Camacho, militares y policías, irán a prisión. Así, la única forma de legitimarse y evitar el regreso de Evo es ganando las elecciones a través de un monumental fraude electoral.

Para ello, los golpistas y EU han maniobrado para comprar máquinas de voto e implementar un nuevo sistema de conteo electoral, que hackearían directamente en Washington. Igualmente, quieren impedir que en los bastiones de Evo Morales voten sus simpatizantes, declarándolas zonas “inseguras” y, si es posible incluso, quitarle el registro partidistas al partido de Evo, el MAS. Para que esto funcione, obviamente necesita la complicidad de la OEA, que sería el órgano electoral que legitimaria el fraude electoral. Parte del plan es obviamente un control férreo de la narrativa, y es aquí donde se ideó la urgencia de expulsar a los mexicanos de Bolivia con este fin.

Y es que mientras México tuviera representación diplomática, bien podría ser llamado por el MAS y otros órganos internacionales para vigilar las elecciones bolivianas, en paralelo a la OEA. Al final, con todos y sus bemoles, el INE es un órgano respetado por los conservadores. Así, para sabotear la misión antes de arrancar, Bolivia y EU decidieron prácticamente cortar relaciones diplomáticas, que se reiniciarían después del fraude electoral. Y lo mismo sucederá con España, Cuba, Venezuela y Argentina. El fraude va, y entre menos ojos haya vigilando las elecciones de marzo, mejor.  

 



Columnas anteriores

visitas