EL CHAPUCERO

Santiago Nieto, ¿Presidente?


Nacho Rodríguez

Lecturas: 4059

En mis redes sociales he venido preguntando quién ha sido el mejor funcionario del gobierno de AMLO en este primer año, y aunque por poco, el titular de la UIF, Santiago Nieto aparece en la cima, con un Marcelo Ebrard muy cerca. Las razones de que la gente lo tenga tan bien evaluado son obvias: ha sido la punta de lanza en el combate a la corrupción, donde han arrancado las pesquisas contra Robles, Lozoya, García Luna, Medina Mora, Alonso Ancira, huachicoleros de cuello blanco y, claro, narcos. Su Unidad, a pesar de que no tiene para nada el peso de una secretaría de Estado, es mucho más relevante que la misma Fiscalía o Hacienda. Cuando un expediente llega a la UIF, los corruptos, narcos y pillos saben que, ahora sí, se terminó la impunidad.

Lo curioso es que ahora estén colocando a Santiago Nieto como “presidenciable”, junto al exjefe de Gobierno, Ebrard, que también tuvo una muy destacada labor este primer año. Esto es relevante porque si bien Ebrard claro que tiene las tablas para aspirar al Ejecutivo federal en 2024, nunca se imaginó que su verdadero rival, cuando menos ahora, fuera un funcionario del gabinete ampliado, que dirige una dependencia que nadie realmente pelaba, y ahora vaya que es temida por corruptos, narcos y huachicoleros. Como aquellos policías incorruptibles como Elliot Ness, también Nieto muestra una faceta que le encanta a los mexicanos: que no se deja corromper ni intimidar por nadie.

De los peores funcionarios, mis seguidores coinciden en Ricardo Monreal, Manuel Bartlett, Lily Téllez, Olga Sánchez Cordero y Cuauhtémoc Blanco. Difícil estar en contra de esta opinión, pero siendo Monreal un aspirante a la Presidencia, pues es obvio que si realmente quiere tener alguna oportunidad, tiene que cambiar su estilo de hacer política 180 grados porque lo que ahora hace, no sirve en lo absoluto. Entre los “presidenciables”, ausentes están Tatiana Clouthier y Fernández Noroña, quiénes se han perdido en la grilla congresional. No son irrelevantes, pero ninguno de ellos estuvo a la altura de Nieto o Ebrard.  

 



Columnas anteriores

visitas