Entre Números

Nuevas medidas del SAT


Mtra. Soraya Pérez

Lecturas: 742

Durante la última semana, las redes socia­les han explotado con cuestionamientos sobre las nuevas medidas de facturación anunciadas por el SAT; mismas que comen­zarán a aplicarse a partir de 2020. Sobre este tema, coincido con los muchos espe­cialistas que insisten en que éste no es un buen momento para incrementar las me­didas fiscales que sigan atemorizando a los empresarios y a los consumidores, y por ello necesitamos entender de qué se tratan y co­mo debemos prepararnos para que estas no afecten nuestra economía familiar.

Primeramente, les explico que el pro­grama de facturación instantánea tiene como intención facilitar el proceso de fac­turación para aquellos contribuyentes que realicen compras con tarjetas de crédito y débito; de tal forma que los consumidores podrán recibir en el momento su factu­ra electrónica. La ventaja es que se facili­ta la emisión de las facturas, pero la clara desventaja es que se percibe un excesivo monitoreo de los ingresos de los contribu­yentes por parte del regulador.

Es importante que estemos enterados que, para hacer uso de este sistema, el con­tribuyente primero debe darse de alta con su banco, es decir, es una decisión volun­taria, no obligatoria. Lo que sí es una rea­lidad, es que, si el pago de los créditos en tarjetas rebasa sus ingresos, se podrá ini­ciar cualquiera de las nuevas disposiciones autorizadas por MORENA, como el pago de impuestos por discrepancia fiscal o peor aún, el congelamiento de cuentas.

Como economista, estoy convencida de la enorme responsabilidad de manejar correctamente nuestras finanzas perso­nales; pero estas reformas, van más allá de eso, están desincentivando la banca­rización y fomentando la criminalización de los empresarios.

Estas medidas abusivas se tornan en una película de terror no apropiada para es­tas fechas navideñas. De ahí que el peso de la rectificación esté en los hombros de Ra­quel Buenrostro, la nueva titular del SAT, a quien muchos acusan de causar los enor­mes subejercicios y la paralización admi­nistrativa del Gobierno Federal. El nada menor reto de recuperar la senda de desa­rrollo que tanto necesitamos los mexicanos está en tus manos, Raquel.

 



Columnas anteriores

visitas