VECTOR X

Regalazo de Navidad


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1770

Como trofeo de caza, medalla en la solapa o es­trella en la frente, la secretaría de Administra­ción estatal presumió hace unos días el pago puntual de las prestaciones a la burocracia ta­basqueña.

Oscar Palomera, titular del área, ya había descartado movilizaciones, plantones o blo­queos organizados por sindicalistas como ocu­rrió en los últimos años.

En efecto, Arturo Núñez sufrió una de las peores vergüenzas de su carrera política duran­te su último año de gobierno, cuando su esposa fue retenida por empleados públicos exigiendo, en diciembre de 2018, el pago de prestaciones.

También Andrés Granier salió raspado al terminar su sexenio. Le abollaron el carisma al famoso químico.

Aunque no es lo mismo lo que ocurre en el primer año de un sexenio que en el úl­timo. No era el mismo Granier en el 2007, con el sello de víctima por las inundacio­nes, que en 2012 después de perder las elecciones y tronar las finanzas locales junto a Sáiz Pineda.

No era el mismo Núñez en diciembre de 2013, reluciente como primer gobernador ta­basqueño de izquierda, que el pingüino de 2018 sometido al insulto ciudadano.

Quizá ninguno de los dos habría pasado tanta amargura si en su momento se hubie­ra atrevido a hacer lo que hizo Palomera por instrucción de su jefe: rebanar a la mitad las prestaciones de cada burócrata. Les pagaron a tiempo… pero a la mitad. Regalazo en el pese­bre.

Los Salvatores de la Patria de la 4T no se an­duvieron con contemplaciones y mocharon los ingresos a la mayoría de los empleados de con­fianza.

De tajo cortaron las conquistas laborales lo­gradas en sexenios pasados, y al que no le guste el fuste y el caballo no le cuadre, que tire el fus­te, monte a pelo y vaya a usted ya sabe.

LA MORRALLA

Deseos sinceros para que pasen los lectores y sus familias una espléndida Nochebuena y una Navidad llena de calidez y amor.

Esperemos la llegada del 2020 con esperan­za renovada, que sea mejor, mucho mejor.

Este espacio se volverá publicar en los pri­meros días de enero, DM.

 



Columnas anteriores

visitas