EL COMEJÉN…T

¡La policía peor pagada!


Óscar Ariel Escalante Zapata

Lecturas: 4700

Antier el secretario de Seguridad y Protec­ción Ciudadana, Alfonso Durazo, dio a co­nocer una noticia que engorda aún más el grave problema de la inseguridad en Tabas­co: tenemos la policía peor pagada del país, pese a que somos el segundo estado con más elementos, por cada un mil habitantes.

¿Cómo incentivar a un gendarme para que combata al crimen organizado si gana apenas 211 varos diarios, o sea seis mil 331 al mes? Con eso solo les alcanza para sacar pa´ los frijoles y desde ahí empieza el pedo, al te­nerlos mal alimentados.

Así, con ese salario, ni el policía que es mu­do, éxito de la Sonora Santanera, se atrevería a denunciar, mediante señas, a los huachicole­ros, porque es quemarse por poco; ni les dan ganas de perseguir a los carteristas, pues mu­chos de los cuicos están en cartera vencida en diversas tiendas departamentales.

Tampoco le echan blanquillos para correr tras de un cadenero, porque esos dian­tres huyen como venados y la mayoría de nuestros guardias están pasados de peso, mas no ‘pasados en pesos’; a ellos es a quien deberían cubrirle primero las operaciones para bajar las botijas.

‘¡Con razón no agarran ni a un perro en­tre la milpa!’, comentó hace algunos ayeres el ex gobernador Manuel Andrade Díaz, quien durante su mandato controló al cri­men organizado, como diría Raphael: ‘digan lo que digan los demás’.

Nomás para que se den una idea de lo mal pagados que están: se requiere el salario de 17 agentes, para que igualen al de un secreta­rio que gana arriba de los cien mil varos; no tiene caso preguntar quién ofrece mayores beneficios a la población.

En contra parte, la corporación mejor pa­gada es la de San Luis Potosí; allá, sin ban­deras de pichicaterías perciben 21 mil varos mensuales; así si dan ganas de ser agente del orden, de estar en forma y perseguir a los malhechores, hasta atraparlos, sin morir en el intento.

Por lo tanto, hay que subirles el sueldo a los uniformados, lo más pronto posible, para poder exigirles que cumplan con cabalidad su deber de cuidar a la ciudadanía.

Ején: en la columna de ayer, de la gran po­sada de los músicos, omití por culpa del ale­mán, mencionar a Mario Ruiz, bajista de la marimba hermanos Acosta, a quien agra­dezco sus palabras.

Doña Julissa Riveroll: tiene meses que el semáforo de 27 de Febrero esquina con Ruiz Cortines, viniendo de El Espejo, cambia solo de rojo a rojo; urge que haga su chamba.  

 



Columnas anteriores

visitas