DOBLE FILO

La calidad de dos secretarios


Homero T. Calderón

Lecturas: 1286

UNO: Usted conoce al secretario de Salud de Chiapas. Es el médico sanitarista de Estación Juárez, José Manuel Cruz Castellanos. Siempre ha trabajado en la política de nosotros. Yo no sé si en este momento Tabasco tiene a algún médico con las características tan profesionales como las de José Manuel. Fue de aquella camada de médicos que forjó el excelente médico que fue don Bartolomé Reynés Berezaluce, el mejor secretario de Salud que ha tenido Tabasco. ¿Por qué son tan necesarias estos médicos aquí? Porque vivimos en una de las más contaminadas e insalubres regiones de la república.

Lo estamos viviendo con el agua potable de Villahermosa. A este problema no se le ha visto con la seriedad necesaria. Quienes vieron sus talentos –de José Manuel- fueron el gobernador de Chiapas, Rutilio Escandón y su esposa Rosalinda. Un político tabasqueño está en las Grandes Ligas de Chiapas. Obviamente, allá está desarrollando un trabajo impresionante….

DOS: La policía de Tabasco tiene nuevo secretario con Hernán Bermúdez Requena. ¿Es bueno o malo Hernán como policía? Es la mejor carta que tenemos en el estado. Ya antes hemos tenido secretarios de otras latitudes y han sido un verdadero fiasco. También se perdieron muchos meses al nombrar a Ángel Mario Balcázar. Usted puede hablar horrores de Hernán. Y acusarlo de mil pendejadas. Pero si usted no tiene evidencias de lo que dice, lo mejor es dejarlo trabajar como él sabe. Capacidad policiaca la tiene. Es un profesional de su trabajo. Se le acusa que trabajó con Roberto Madrazo, con Manuel Gurría y Manuel Andrade pero le diré que Tabasco no tiene dos pisos ni sucursales para escoger un funcionario. Somos los que estamos aquí por obra y gracia de Dios y con él nos la tendremos que jugar. O si usted, lector (a) tiene una carta que quiera proponer, aquí la damos a conocer....

TRES: José Luis Valencia González es un muy buen ingeniero. Tiene además la simpatía de un grupo muy importante de sus compañeros de gremio en la CMIC. Es una cara nueva en la política empresarial y podría darnos una grata sorpresa. Ojalá no se deje mangonear por Jorge Correa, un auténtico filibustero entre los constructores organizados de Tabasco. Lo ideal sería que le aplicaran a este el “33 estatal”…  

 



Columnas anteriores

visitas