EL CHAPUCERO

AMLO acordó con Barr caída de García Luna


Nacho Rodríguez

Lecturas: 5778

Aunque la versión oficial del encuentro entre AMLO y el Procurador de EU, William Barr es que no se pidió ni se ofreció nada, en los hechos vemos que uno de los acuerdos tomados entre el gobierno mexicano y norteamericano fue arrestar a García Luna. No fue casual que horas después que Barr saliera de Palacio Nacional, en EU se emitiera la orden de captura contra García Luna y quien, como quedó claro el día de ayer, no tenía idea de que iban por él. Vaya, hace apenas un año García Luna había solicitado su naturalización como ciudadano estadounidense, porque tenía buenos amigos en la CIA, el FBI y entre senadores republicanos. Era, pues, el protegido de EU… hasta que AMLO habló con Barr y todo cayó como castillo de naipes. Ahora García Luna enfrenta cadena perpetua y un juicio que será tan o más mediático que el del Chapo.

Este acuerdo entre AMLO y Barr seguramente se registró ante la negativa del presidente de ir por los grandes capos mexicanos, porque como lo ha dicho y repetido varias veces, esta estrategia sólo acaba en guerra y muerte. Sin embargo, todo indica que el presidente le dio a entender a Barr que si Trump quería “trofeos” para su campaña, no necesariamente tendrían que ser capos. También hay expresidentes mexicanos que ya no tienen protección oficial. Así, si querían enjuiciar a Fox, Calderón o Peña Nieto en cortes estadounidenses y con ello hacer grandes circos para que Trump cosechara réditos electorales, el gobierno mexicano no pondría ninguna traba. Vaya, tampoco se violaría la soberanía si EU decidiera procesar en territorio gringo a exfuncionarios mexicanos. En otras palabras, que hicieran lo que quisieran con ellos.

Con esta propuesta, Barr de inmediato activo el arresto de García Luna y preparó lo que será la segunda parte del Juicio del Siglo que inició con El Chapo, que será que por primera vez se juzguen a uno o tal vez a dos expresidentes mexicanos vinculados con el narco en la Corte de Nueva York, y Trump tendrá sus “trofeos” electorales.  

 



Columnas anteriores

visitas