VECTOR X

Fifís, dueños de CMIC


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 4854

El magma de la división brota en el sub­suelo del edificio de la Cámara de la Cons­trucción. Otra vez los hombres de negocios, profesionales de la obra pública, se confron­tan en una, hasta ahora silenciosa, lucha de intereses.

A unos cuantos días de la renovación del comité directivo estatal, el forcejeo por el hueso ha derivado en la destitución de Ser­gio Coll como presidente.

Según fuentes internas, la suspensión de sus derechos como afiliado por parte del Comité Nacional fue operado por un po­deroso grupo que desde hace años maneja la CMIC, un grupo de fifís que apoyaron a Coll a llegar a la dirigencia y que se sintie­ron traicionados por el incumplimiento de acuerdos.

Esta ruptura ocasiona incertidumbre en la Cámara, siempre dividida en tiempo de elecciones.

Hace unos días, la dirigencia nacional del organismo empresarial exigió a Coll se­pararse del cargo para iniciar las investiga­ciones sobre el destino del recurso otorgado por el gobierno estatal (a través del polémi­co FIDEET) para el proyecto denominado “Centro de Desarrollo de Alta Tecnología para la Industria de la Construcción” con una inversión superior a los diez millones de pesos.

A Coll le dieron la espalda sus padrinos quienes buscaron venganza en la cúpula na­cional con sede en la CDMX. Su cese es una consecuencia.

Hoy, ese grupo ya tiene candidato en la persona de José Luis González Valencia para para volver a disfrutar de algunos pri­vilegios, sobre todo en 2020, año de supues­ta reactivación –ahora sí- de la obra pública tabasqueña.

Empresarios fifís pretenden seguir con­trolando la Cámara.

LA MORRALLA

Expertos en el tema de la Barra de Panteo­nes en Sánchez Magallanes advierten la in­viabilidad de la propuesta impulsada por la diputada federal Soraya Pérez de dragar la zona. Es muy caro y la salinidad trae reper­cusiones ecológicas sobre los organismos. *** Hasta mañana

 



Columnas anteriores

visitas