VECTOR X

AMLO, retórica y los copiones


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 997

Maestro de la manipulación, líder irreve­rente, Fidel Castro y su grupo partieron en 1958 de Pico Turquino a Santiago en el in­tento de apoderarse de esa ciudad. Corrían los días de la agitación revolucionaria en la isla. Vapuleado por el ejército de Batista, Fi­del hábilmente anunció en la radio que su tropa había ganado la batalla. “Es una victo­ria gloriosa”, dijo.

Con su retórico discurso, Castro reitera­ba que ganar en política es ganar en los me­dios.Bien ha reproducido Andrés Manuel López Obrador esa estrategia como parte de un gobierno que gira en claroscuros, en la delgada línea del anuncio y la realidad, de los hechos y el discurso, de la subjetividad y el triunfalismo. Ayer, en el zócalo capitalino, AMLO festejó el primer año como presiden­te de la república. Arropado por el morenis­mo nacional, manejó a su gusto al auditorio por cuyas venas corre el fanatismo hacia el caudillo.

Según Consulta Mitosfky, el paisano trae una popularidad inamovible pese a to­do cuanto no ha funcionado en un año. En Tabasco, por ejemplo, se habla de un 77 por ciento de aceptación.

No es endosable esa popularidad, empe­ro, a otros personajes del partido en el poder quienes, a diferencia de AMLO, desconocen la propaganda política.

Gobernadores de esos colores traen una calificación menor al cincuenta por ciento y ni qué decir de presidentes municipales o diputados. Un errático manejo de imagen, el incumplimiento de promesas de campaña y un deseado ejercicio presupuestal golpean a los morenistas en cargos de mando. Se creen AMLO, hasta lo imitan, pero quedan en ridículo por su mimetismo lambiscón.

LA MORRALLA

Qué de raro tiene que el hermano de Cesar Burelo, dirigente de Morena, se embolsa­ra millón y medio de pesos otorgados por la SEDEC. Del poder se sirven *** Ya vienen los informes de los alcaldes, ¿usted les cree? Yo tampoco *** Hasta mañana.

 



Columnas anteriores

visitas