EL COMEJÉN…T

Comparecencias: quejas, promesas y realidades


Óscar Ariel Escalante Zapata

Lecturas: 970

Comparecieron los últimos secretarios ante el Congreso del estado, en la glosa del I infor­me de gobierno de Adán Augusto López, en donde abundaron las quejas hacia el anterior sexenio, las promesas pa´ los próximos años y algunas realidades.

El primero fue el de educación, Guiller­mo Narváez, quien reconoció que somos úl­timos en matemáticas y lectura, nada nuevo; destacó la opulencia en la que vivió su antece­sor Angel Solís: 12 guaruras lo cuidaban hasta en el baño y le conocían ‘la baticueva’, además de maestros cobrones que vivían en el ex­tranjero. El de Sedafop, Jorge Suárez, dijo que en un año se cumplió la meta de planta­ciones que en el pasado se planeó pa´ todo un sexenio, y que somos segundos en producción de ostión. La de Salud, Silvia Roldán, venti­ló que en el sexenio pasado el dinero de pro­gramas federales se usó pa´l pago de nóminas, que al menos seis hospitales deben ser susti­tuidos y que se requieren un mil melones de varos pa´ estar ‘al cien’ en el abasto de medici­nas. El de administración, Oscar Palomera, aclaró que los ahorros generados en el gobier­no local se usarán en el pago de deudas here­dadas y prestaciones de fin de año.

Mario Llergo, de Bienestar, subrayó que Nacajuca tendrá la primera comunidad sus­tentable en 2020 con 500 viviendas, y el de Sotop, Luis Romeo Gurría, recalcó que a tra­vés del programa 'Día a día la reconciliación se construye', entrega una obra diaria de sep­tiembre a diciembre.

De los más esperados, el de la Función Pública, Jaime Farías, precisó que ‘recon­ciliación no es impunidad’, confirmó tres de­nuncias penales contra ex funcionarios, pero que aún ‘buscan’ elementos contra Núñez.

Finalmente Egla Cornelio prometió que en 2024 la movilidad en Tabasco tendrá un nuevo rostro, y será la capital energética, agregó el de Sedener, José de la Vega.

En conclusión, de nada nos sirve saber que somos los últimos en educación, si no ¿Có­mo saldremos del hoyo?, tampoco sirven las denuncias mediáticas sobre el saqueo en ca­da secretaría, si la función pública no funcio­na públicamente contra Núñez y su pandilla. Del nuevo rostro que pregona Egla, espera­mos no sea como el de Martha Lilia, y de que seremos la capital energética, ni el mismo Pe­pe Toño se la cree.

 



Columnas anteriores

visitas