Entre Números

Tanto poder para no poder


Mtra. Soraya Pérez

Lecturas: 674

Seis días después de haber vencido el pla­zo para la aprobación del Presupuesto de Egresos de la Federación, los Diputados Federales, gracias a la incapacidad del gru­po mayoritario de realizar consensos, nos reunimos el 21 de noviembre en una sede alterna para cumplir con esta responsabi­lidad. Como se esperaba, la discusión so­bre cómo se distribuiría el gasto el próximo año fue una muy compleja, pero también fue bastante reveladora, ya que, no sólo dejó cla­ro que la intención MORENA es traicionar a los que menos tienen, sino debilitar a las ins­tituciones cuya prioridad es mantener la paz y la seguridad en nuestro país.

Recordemos que, tras la aprobación de la Ley de Ingresos, los Diputados teníamos la responsabilidad de redistribuir 11 mil millo­nes de pesos (mdp) más a los que fue repar­tido originalmente por el Ejecutivo Federal. No obstante, resulta alarmante que no se pudieron tomar decisiones inteligentes, ya que recompensaron más a los sectores me­nos afectados por la propuesta inicial y per­judicaron a ciertos instrumentos esenciales para mantenimiento de la paz, particular­mente a la Fiscalía General de la Repúbli­ca (FGR) y al Fondo de Aportaciones para la Seguridad Pública (FASP).

Comparado con la propuesta enviada por mi paisano, la FGR recibió 1,500 mdp menos, esto es preocupante, ya que las ci­fras oficiales indican que este año acabará siendo el más violento en la historia moder­na de nuestro país.

También resultó alarmante que el FASP no se vio beneficiado por la redistri­bución del gasto y sólo se le asignaron 233 mdp adicionales, es decir, en términos rea­les, cayó 0.3%.

Como tabasqueña, esto me preocupa, ya que este fondo únicamente toma en con­sideración el criterio poblacional para su repartición, dejando de lado la incidencia delictiva. En otras palabras, este fondo re­compensa más a estados con mayor pobla­ción y de menor manera a estados como Tabasco, cuya incidencia delictiva en delitos del fuero común, en proporción al número de habitantes, es mucho mayor.

Sin duda, la discusión del PEF 2020 de­mostró que hoy los mexicanos tenemos un Gobierno cuya prioridad no es la seguridad ni la paz, y a pesar de que el gobierno de la 4T nos prometió no mentir, no robar y no traicionar; desafortunadamente, hemos visto todo lo contrario. Como dice mi com­pañera Diputada Anilú Ingram Vallines, tanto poder para no poder.

 



Columnas anteriores

visitas