Purgatorio

La ‘bufonada’ tricolor...


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 853

LA PRESUNTA RENOVACIÓN DEL PRI.

Reducidos a ‘enanos ’ de la fiesta, los del tricolor están obligados, al menos, a dar espectáculo si quieren se­guir en el cartel. Es hora de plantarse en el centro de la arena y jalarle la cola ‘al toro’; hacer ‘piruetas’ y arran­car el aplauso del respetable.

Para entender lo que le ocurre al priísmo nacional, basta echar una mirada a Tabasco y usted entenderá los porqués del ‘enanismo’, sin que ello signifique de ningún modo discrimación ni mucho menos falta de respeto para estos extraordinarios seres humanos.

El tema de hoy, tiene que ver con el reducido tama­ño del PRI, después de haber sido por más de 80 años el ‘gigante del cuento’. Vaya paradoja.

Y lo de los toreros enanos es una alegoría, pues tienen que lanzarse al ruedo y hacer, aunque sea el ridículo.

Hay que admitir, sin embargo, que el priismo tu­vo su época de gloria y que sus excesos lo tienen en el purgatorio. Tanto, que hoy recurro al simil del ‘ toreo bufo’ para dimensionar lo que tienen que hacer para sobrevivir.

Por cierto, no todo está perdido para los enanos tri­colores si se toma en cuenta que los ‘grandes’ de ahora, (entre comillas) particularmente los de MORENA , le deben mucho de lo que son, a lo que un día se vio como toreo en serio: El del PRI.

Si me permite un ejemplo, le platico que la ‘chicue­lina’, una de las suertes más aplaudidas en la fiesta bra­va, es atribuida a Manuel Jiménez, su creador, pero dicen que se la vio no sé si a Rafael Dutrús ‘Llapi­sera’ o a Carmelo Tusquellas, el que iba disfraza­do de Charlot para hacer gracias a los chiquillos. Así que rememorando los viejos tiempos, en el PRI choco, hubieron gigantes, figurones, como el ‘Ciclón del Su­reste’, Carlos Madrazo; figuras como el mismísimo Roberto Madrazo y figurines como Manuel Andra­de. Lo demás, es parte de su historia de claroscuros.

Luego entonces, qué hacer tras la derrota del año pasado, que le costó a nivel nacional la presidencia, sino en ‘chiquito’, en el estado, con un remedo de di­rigencia, a cargo de un doctor en ciencias ‘ocultas’ ( Pedro Gutiérrez ) cuya inspiración es el Cruz Azul y no Plutarco Elías Calles, por decir poco.

La presunta renovación del PRI sabe a vacilada, con un líder nacional, Alejandro Moreno, que no ata ni desata, pues ‘le quedó grande el circo’...

A todo esto, hay que decir que los ‘bufones’ de hoy no entusiasman a nadie, porque simplemente no se saben el ‘skech’. Un día prometen elección abierta con una amplia consulta a la base y otro se sacan de la chis­tera una convocatoria para una consulta de delegados. (Que alguien le explique al último mohicano)

Que me perdonen las figuras que encabezan el es­calafón de la temporada, pero cuando veo las suertes del toreo que hoy tienen mayor éxito de solaneras y abren las puertas grandes de los pueblos, que si el pén­dulo, que si el par al ‘violín’, que si el ‘tres en uno’, me acuerdo de lo mucho que la tauromaquia le debe al to­reo bufo, siempre sobrado de técnica.

Por eso y más, los enanos chicos tienen que dar ‘el estirón’, aunque sea para subir al segundo lugar del es­calafón partidista.

LA REMOLCADA...

A todo esto, llama poderosamente la atención el ‘numerito’ Andrés Granier Melo quien supone que el encierro carcelario y su papel de ‘víctima’ lo pueden catapultar para convertirse en el líder ‘moral’ ( ¿esta­rá pensando en el árbol de moras? ) del circo tricolor.

Por otro lado, está Manuel Andrade que tiene un pie en el PRI y otro en MORENA, aunque por efec­tos de congruencia ( es un político hecho a la antigua ) nunca cambiaría de ‘establo’.

Y aunque los ‘politólogos de banqueta’ dan amplia ventaja a Granier para la alcaldía de Centro, los que saben de este negocio lo ven haciendo campaña para Fabián, quien -anótelo- aparecerá en las boletas.

Pero a todo esto, a los ‘enanos toreros’ les hace falta un líder con tablas, que sea un buen interlocu­tor y tenga gracia y carisma. Y no hay otro con esas características que Manuel Andrade, les guste o no. Sin embargo, no parece estar en el ‘radar’ de la dirigencia nacional y eso que el ‘circo’ no está para payasos sin gracia.

En el PRI choco las cosas no auguran nada nuevo ni "mejor", menos con esa constelación de aspirantes a la dirigencia estatal que son opositores "de boca" pero, citando al clásico, "bien que se dejan tocar la pierna"

"Yo no sé si vamos a refundar o a reformar el par­tido... Lo que si sé es que se debe reconstruir" dijo es­ta semana Beatriz Paredes. Ahí está el tema ¿ Usted qué opina ?



Columnas anteriores

visitas