VECTOR X

Comparecencias, festín del ego


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 781

“No resolvimos nada, pero al secretario le dije sus cosas”, me comentó hace unos años un di­putado después de la comparecencia de un fun­cionario estatal ante el Congreso.

-¿Sirvió de algo?- le pregunté.

-Pues para hacerme notar, esto nunca va a cambiar- respondió quitado de la pena. Y es verdad, esas cosas son un cliché. Lo mismo con un gobierno salido de la izquierda, como el de Arturo Núñez, que con otro de igual calibre.

En medio de una romería, secretarios del ga­binete desfilan por los viejos pasillos de la Cá­mara de Diputados. Es un festín del ego, cada funcionario lleva una corte de invitados convertida en rabiosa comisión de aplausos.

Son como niños en fiesta de cumpleaños con globos, serpentinas, pastel y matraqueros.

“Señor secretario, es usted un chingón”, di­cen al oído en tono lambiscón sus acompañan­tes, como para dar sabor a la comparsa.

Resultados, pocos; proyectos, muchos; anuncios, a granel. El discurso se teje en torno al futuro, al optimismo, a la esperanza cautiva­dora de incautos. Dulce al niño, pues.

Que pase el que sigue con todo y comparsa.

LA MORRALLA

Hace unos días, Tisve Salazar, directora del Instituto de Artesanías, recogió el orgullo y tu­vo que devolver las llaves de la ciudad y un re­conocimiento al alcalde de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco, ante el airado reclamo de integrantes del ballet folklórico independiente que sin patrocinio oficial representó a Tabasco en aquel lugar. Bochornoso episodio. Así pasa cuando se confunde austeridad con tacañería y se quiere hacer caravana con sombrero ajeno * Cero pesos destinará el gobierno para Comuni­cación Social en el 2020, se anunció ayer. No po­dría ser de otra forma porque la dependencia ya no existe, ¿o sí? * Pregunta necia: si don Eva no puede con los baches, ¿cuándo pondrá el primer cable de su teleférico en Ismate? La gente sigue diciendo que tu yo estamos locos, Lucas

*** Hasta mañana.

 



Columnas anteriores

visitas