PELOTERO A LA BOLA

Un caso de mucho valor


CECIL HERNAN

Lecturas: 365

› James Anthony Abbot: mejor conocido como Jim Abbott, en esta ocasión escribo sobre este pitcher, que su éxito reside no sólo en jugar en las Grandes Ligas, si no porque sus logros los consiguió a pesar de haber nacido sin la mano derecha; jugó diez temporadas en la MLB, para los Angelinos de California, los Yankees de Nueva York, los Medias Blancas de Chicago y Cerveceros de Milwaukee, de 1989 a 1999.

Primer galardón

› Abbot ganó el premio James E. Sullivan como el mejor atleta aficionado de la nación, en 1988 formó parte del equipo olímpico de beisbol de su país, y lanzó el juego completo del Campeonato donde Estados Unidos venciendo a Japón para ganar su primera medalla de oro en beisbol en su historia olímpica.

También en 1988 fue seleccionado por el equipo profesional de los Azulejos de Toronto y en su temporada de novato ganó doce juegos, con un promedio de carreras limpias de 3.92, además de que es uno de los pocos pitchers novatos que ganan su primer juego como debutante.

Inmortal universitario

› En el montículo, Abbott se colocaba una manopla de mano izquierda al final de su brazo derecho. Después de tirar la pelota con su mano izquierda, se cambiaba rápidamente la manopla a la mano izquierda para poder manejar cualquier pelota que fuera en su dirección. En 2007, Abbott fue elegido miembro del Salón de Fama del beisbol universitario por su carrera en Michigan.

En nuestra próxima entrega, hablaremos de uno de los peloteros más polémicos del beisbol de las Grandes Ligas; sin embargo, fue uno de los jugadores que más historia hizo, sin lugar a dudas: Ty Cobb.

 

 



visitas