EL CHAPUCERO

Insólito control de EU de Latinoamérica


Nacho Rodríguez

Lecturas: 960

Aunque para nadie es secreto la influencia de EU en América Latina, después del golpe en Bolivia resulta insólito el enorme control que detenta este país sobre la mayoría de las naciones del continente. A pesar de que fue obvio, burdo y evidente el Golpe militar contra Evo Morales, EU ordenó a prácticamente todas las naciones de América ignorar este acontecimiento y acusar al expresidente de “fraudulento”. Desde Guatemala, Colombia, Perú, Brasil, Argentina, Ecuador, Chile, etc., prácticamente todos los países de América a excepción de Cuba, Nicaragua, Venezuela y México, se hicieron ojo de hormiga con el rompimiento. Otro momento de cómo el departamento de Estado se entromete en la soberanía de toda América Latina se registró en la narración de Ebrard de cómo varios países se pusieron de acuerdo para cerrarle el paso aéreo al avión de la FAM que iba a rescatar a Evo de un seguro magnicidio.

Sin embargo, lo más burdo ha sido la autoproclamación de la nueva “presidenta” de Bolivia, Jeanine Añez, que a pesar de toda la ilegalidad que conlleva este nombramiento, EU ya lo reconoció y, por lo tanto, seguro la mayoría de naciones americanas y europeas harán lo propio. Ante este insólito control de EU de América y una parte de Europa, resulta claro que el neoliberalismo se encuentra todavía muy aferrado a las estructuras de poder de América Latina, y aunque los distintos pueblos se rebelen contra sus excesos como sucede en Chile, Ecuador y ahora Bolivia, el apoyo militar y financiero de EU se impondrá a como de lugar.

En este escenario, resulta de destacar el papel de México con AMLO como presidente, porque a pesar de ser vecino de EU, ha logrado mantener su independencia en sus relaciones exteriores y, al mismo tiempo, conllevar una relación cordial, en un juego de malabares con equilibrios sumamente delicados pero que han sido exitosos. Así, sin duda la diplomacia mexicana se encuentra en su mejor momento desde cuando menos los últimos 50 años.  

 



Columnas anteriores

visitas