ANALISTA

Abrazos no balazos vs balazos


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 305

Por puro racionalismo económico, debe­ría el total de la sociedad decidir que, en lugar de gastar fortunas en policías, cá­maras, armas, equipos tácticos, centros de comando, capacitación y servicios de inte­ligencia; resulta mejor no delinquir y res­petar la Ley, así esos recursos se pueden utilizar en mejor educación, salud o infra­estructura.

¿Pero sabe usted algo? Los seres huma­nos no nos comportamos ni nos compor­taremos así NUNCA. Por eso el Estado tiene la potestad legal y legítima del uso de la fuerza. Nadie más puede tenerla.

Un Estado que NO la utiliza o que se en­cuentra en inferioridad de capacidades, cede terreno ante las fuerzas externas e internas que busquen operar al margen de la Ley.

 Sinaloa y la guerra que fue transmiti­da a nivel mundial en tiempo real vía redes sociales, todavía tiene mucho por delante. Peor aún, representa la apertura de la caja de Pandora.

El terrible y lamentable asesinato de miembros de la familia LeBarón, es un efecto de lo que sucedió o lo que NO su­cedió en el exitoso operativo realizado en Sinaloa, para capturar al hijo de Joaquín "El Chapo" Guzmán. Y digo exitoso por­que, ¡sí lo atraparon!

El tema está en que como es ya cono­cido por todos en el planeta (sí, a nivel global), lo liberaron porque la fuerza, la estrategia, la táctica, la logística y las co­municaciones de las fuerzas del Estado, fueron inferiores a las del crimen organi­zado y estas increíbles deficiencias, pusie­ron en grave riesgo a toda la población y a familiares de miembros del ejército.

Y ahí está la tragedia de los LeBarón.

Y ahí están las declaraciones de sena­dores estadounidenses, diciendo que, si México no puede proteger a ciudadanos americanos en su territorio, Estados Uni­dos deberá "tomar medidas”.

Ahí están los tuits del presidente Do­nald Trump.

Ahí está el Wall Street Journal, publi­cando un artículo firmado por todo su consejo editorial sobre la "cartelización" de México y la falla del Estado Mexicano; sugiriendo que la DEA debería tomar ac­ciones a ambos lados de la frontera.

 



Columnas anteriores

visitas