CASCARA AMARGA

La batalla de Jahuactal


Laureano Naranjo Cobian

Lecturas: 777

El ilustre y digno historiador tabasque­ño Don Bernardo del Águila Figueroa, nos relata que: “eran las 7 de la mañana del memorable día 1 de noviembre de 1863; el sol alumbraba la fértil llanura chontalpa­neca con el esplendor de sus quemantes rayos; un silencio imponente reinaba en todas partes, el silencio que precede siem­pre a los inseguros minutos de un comba­te; batiendo marcha avanzo la columna intervencionista hacia Cunduacán; a la vanguardia, abierta en dos columnas pa­ra dar paso a la pieza de montaña que al frente traía su infantería…”. Impetuoso y siempre de buena fe, el sargento Jacinto López se adelantó para ver mejor al enemigo y malogró el plan del coronel Mén­dez que era envolver a Arévalo y su gente y aniquilarlo por completo. De todas ma­neras, las fuerzas republicanas ya estaban alertadas por el patriota campesino Abra­ham de la Cruz, que corriendo sin descan­so desde La Trinidad, había puesto sobre aviso a los valientes tabasqueños. Al des­cubrir la emboscada, Arévalo ordenó abrir fuego sobre el enemigo, pero el intrépido Jacinto López salió por segunda vez y al frente de su guerrilla se lanzo sobre la pie­za de artillería que traía el enemigo. Murió en el intento pero logró arrebatar la pieza que cayó en poder de los tabasqueños. A la media hora del combate se agotaron las municiones de los defensores de la digni­dad pero el inmortal Reyes Hernández se fue con todo contra la escolta guarda-par­que, apoderándose de la caja de cartuchos y municionando inmediatamente a su va­liente compañía. Esto representó la derro­ta total del enemigo que salió en fuga bajo vivísimo fuego de los republicanos. Se re­cogieron del campo 12 cajas de parque de fusil, 70 fusiles, 10 mosquetes, 17 lanzas, 3 espadas y 15 caballos ensillados. Los prin­cipales dirigentes de esta histórica bata­lla, semejante a la batalla de Puebla del 5 de mayo de 1862, fueron Don Gregorio Mén­dez Magaña y Don Andrés Sánchez Ma­gallanes. Lo demás ya lo sabemos.

 



Columnas anteriores

visitas