POLÍTICA DE HOY

En lugar de AMLO…


Samuel Cantón Zetina

Lecturas: 1762

Está pendiente una explicación presidencial -ofrecida por el propio AMLO- sobre los sucesos de Culiacán, pero no hay que hacerse bolas:

Independientemente de los acontecimientos de su órbita, discutibles muchos de ellos, el presidente tuvo que haberse encontrado en el dilema de decidir una u otra cosa: ignorar las amenazas de los criminales, o soltar al hijo del Chapo como determinó.

¿Qué hubiera usted hecho en su lugar?

Decir que “apegarse a la ley”, y no liberarlo, era el camino, es una idiotez. Ninguna ley puede obligar a un gobernante a permitir el sacrificio de cientos o miles de personas.

¿Cómo permitir, a sabiendas, el acribillamiento de tanta gente inocente? Los responsables de la seguridad nacional, no el mandatario, jamás pudieron prever algo que no había pasado: que los sicarios, para doblegar al gobierno, amenazaran con provocar una masacre entre la población civil, y particularmente, entre las familias de los policías y soldados de la plaza.

Fue diferente en Colombia, donde Pablo Escobar advertía a la autoridad que actuaría contra la gente (llegó hasta a explotar un avión).

Aun así, cabe cuestionar mil cosas a propósito de la eficacia con que se hizo el operativo, y otras mil razones más respecto al trágico episodio.

Y sin embargo, y es nuestro punto, cuando la situación llega a Obrador, se abre un compás que solamente concierne a la política, y quizá a la historia.

En ese reducido espacio, donde la responsabilidad quedó totalmente en el presidente, debió observarse si valía la pena correr el riesgo de que los delincuentes cumplieran con su advertencia de derramar más sangre inocente.

Para “cumplir con la ley”, ¿AMLO debió reeditar matanzas como la de Tlatelolco?

¡Una estupidez!  

 



Columnas anteriores

visitas