ANALISTA

La 4T y el Gran Premio de México


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 807

Por quinto año consecutivo se llevó a cabo el Gran Premio de México de la Fórmula 1, en su etapa más moderna. Y por cuarto año consecutivo, ha sido votado el mejor evento del año de todos los circuitos que hay en el calendario anual e incluso re­cientemente ganó el reconocimiento como el mejor evento deportivo del mundo a ni­vel global, por encima de la Champions Le­ague, los abiertos de tenis de Grand Slam, la Serie Mundial y cualquier evento depor­tivo de alto nivel.

Menciono todo lo anterior, porque du­rante meses se mantuvo en vilo el futu­ro de este evento dado que, los gobiernos federal y el de la Ciudad de México, ar­gumentaban que se trataba de un evento "elitista", que debía ser financiado por los particulares que lo promueven en lugar de recibir los montos de dinero que venía obteniendo por parte de los gobiernos ya mencionados.

Al final, se extendió y firmó con los due­ños de la Fórmula 1, un acuerdo para que durante 3 años más a partir de 2019, se mantenga este evento en el calendario de la más importante categoría del mundo del automovilismo.

¿Es acaso el primer evento de balance de poder entre la autollamada 4T y los due­ños de los capitales más importantes de México?

Puede ser que sí, porque más allá de analizar este hecho como una negociación en pro del deporte, el turismo o la mismí­sima imagen que se vende de México hacia el mundo, con eventos como éste, el llegar a un acuerdo en el cual los organizadores tuvieron que aflojar la cartera en grandes proporciones, para poder continuar con el evento, significó una lucha de poder políti­co contra poder económico.

Se escucharon agradecimientos y re­conocimientos mutuos, de forma muy ci­vilizada y política, durante las entrevistas a unos y otros de los personajes involucra­dos. Lo cierto es que, la Fórmula 1 repre­senta el primer round de muchos por venir en esta etapa que vive nuestro país.

Hubiera sido una verdadera pena per­der nuestro Gran Premio de México, por­que más allá de si a usted le gustan o no las carreras.

 



Columnas anteriores

visitas