VECTOR X

Alcalde remojado


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1167

Unos cuantos días de lluvia han bastado pa­ra exhibir a los funcionarios municipales de Centro en su justa dimensión: sin talento y sin conocimiento para resolver los proble­mas. “Como ya fui presidente municipal, no llegaré a Palacio a aprender”, presumía orondo en campaña el hoy alcalde Evaristo Hernández quien, como muchos, ganó la elección gracias al efecto AMLO, nomás por eso. No se ve por lado alguno su experien­cia. Poco aprendió, poco sabe, poco resuelve.

En pleno aguacero de hace un par de días, sus colaboradores casi debieron sacar­lo de la cama para armarle una escenografía en los cárcamos.

Despeinado, malhumorado, con capote amarillo y las infaltables botas de huele (eso sí con el mostacho bien teñido), don Eva hi­zo el recorrido para tomarse la foto en el montaje de sus asesores de imagen.

“Para que vean jefe que usted sí está en la jugada – le habrán dicho mientras le acomo­daban el capote-. Así, la gente no le andará gritando que encienda usted los cárcamos, que anda usted en Dubai o que, como a su hermano Bertruy, hay que ir a despertarlo para darle noticias”.

Luego del sketch, vino el pretexto de to­dos conocido: el drenaje de Villahermosa es tan viejo como la clase priísta y se necesitan miles de millones de pesos para invertir.

Se frota, claro, las manos y se lame el ancho bigote cuando imagina al gobernar Adán Augusto con la cartera abierta sol­tándole el billete para hacer obras con el respectivo moche.

Ni la bendita agua de San Andrés puri­fica a tanto pecador de pensamiento, pala­bra, obra y omisión política.

 

LA MORRALLA

Pedro Calcáneo, presidente de la Comisión de Derechos Humanos, se cruza brazos ante el agua de lodo que reparte el ayuntamiento. Qué pena *** ¿Logró Beatriz Milland ame­drentar a Ingrid Rosas? Hay que verlo *** Les invito a escuchar hoy a mediodía mi co­mentario semanal en Panorama Informati­vo, 103.3 FM con Rocío Jiménez y Javier Villegas *** Hasta el jueves.

 



Columnas anteriores

visitas