Altavoz

Refinería, bajo fuego


Fabiola Xicoténcatl

Lecturas: 1560

Desde el anuncio en 2018 de la construcción de la refinería de Pemex en Dos Bocas, Paraíso, en la tierra natal del presidente de la república, el bombardeo mediático ha sido cruel, infame, inmisericorde. Lo peor es que la campañita ha salido de las mazmorras y los sótanos del mis­mo Tabasco donde se ha alentado, un día sí y el otro también, el golpeteo contra Andrés Ma­nuel López Obrador.

De nada ha valido que la derrama económi­ca dada a conocer sea de 8 mil 134 millones de dólares ( cerca de 170 mil millones de pesos ) y que se pretenda abatir la importación (depen­dencia) de gasolina del extranjero que raya en el absurdo del casi 80% o las bondades del efec­to económico multiplicador que beneficiará no sólo con mano de obra en medio de un desem­pleo galopante a Tabasco sino en desarrollo, servicios, infraestructura carretera y portua­ria a todos los estados del sureste del país y a toda la Nación.

Todos estos anuncios y sus bondades traen de cabeza a los enemigos y críticos de AMLO que no digieren que a Tabasco le vaya bien y no han bajado guardia y siguen y siguen con la misma cantaleta.

Pero la refinería de Dos Bocas, ¡de todas maneras va!

“PRIETITOS” EN EL ARROZ

Al calor de Dos Bocas, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) tiene bajo investigación a varias empresas que se ha asomado a ofrecer sus trabajos en la nueva factoría de Pemex en Paraíso, que estarían inmiscuidas en turbias operaciones tipo “estafa maestra” en contu­bernio con varias universidades.

Ha saltado un nombre de una empresa tabasqueña con sede en Comalcalco, ANI­QPAC, SA de CV, “Apoyo Técnico Operativo”, de Samuel Madrigal Soberano. Ha trascendi­do que la ASF sigue la pista a un convenio en “Asistencia Técnica”, el 421003812 por 500 millones de pesos del año 2014, que se habría suscrito con la Universidad Autónoma de Car­men, en el vecino estado de Campeche. En la presunta indagatoria salen a relucir nombres de directivos de esa empresa como Ramón Arias Leder y Teresita Yepes Rico.

Nos informan que el caso donde se estaría en contubernio con funcionarios de Pemex, ya estaría en manos de la Fiscalía de la República y se corroborará hasta que se tengan las prue­bas documentales en las manos.

Se busca presentarle la próxima semana al presidente Andrés Manuel López Obrador en sus conferencias mañaneras, en Palacio Na­cional, un legajo de pruebas de los presumibles actos de corrupción de varias empresas y de los ‘cochupos’ con las universidades que se presta­ron a la “estafa maestra”, entre ellas estaría la de ANIQPAC .

 



Columnas anteriores

visitas