DOBLE FILO

Desempleo, principal enemigo


Homero T. Calderón

Lecturas: 796

Crear una plaza de empleo es elemental si se siguen las reglas del juego de la producción. Pero nadie las sigue. Uno de los mejores teóricos de esta concepción es el economista tabasqueño, Ramón Rodríguez Laines. Pero lo tienen dirigiendo un plantel del Conalep en Huimanguillo. Obviamente, él lo aceptó porque ahí saca para la comida.

He hablado con él del tema infinidad de ocasiones. Alguien debe llamarlo para que lo asesore pues los burócratas que hay (Mayra Jacobo, Jorge Suárez Vela y el "Perrito" Llergo) no tienen la mínima idea de cómo resolver este problema. Esa es la desgracia de Tabasco. ¿Por qué poner inútiles solo porque acompañaron al hoy gobernador cargándole el portafolio en campaña?

Verá. La producción tiene tres sectores importantísimos: 1.- El primario, donde se siembra el campo y luego se cosecha lo producido. Si usted produce maíz (caso de los muy eficientes agricultores de Balancán); o cacao, o pimenta, o caña de azúcar, usted crea en esa actividad los primeros empleos.

Si usted esa producción la transporta al sector secundario (la agroindustria), usted estará creando más plazas de empleo donde podrá hasta ocupar a los muchachos que surgen de nuestros tecnológicos y Universidades. Hoy nuestros jóvenes ingenieros, o licenciados, o contadores públicos no tiene donde trabajar porque nunca les hemos construido expectativas para desarrollarse. ¿Para qué producir ingenieros y licenciados solo para que estén "huevoneando" en el aire acondicionado? Lo único que medio funciona en Tabasco es el sector terciario, el de los servicios, que ocupa cocineros, guías de turista, cocineros, meseros, empleados de mostrador o agentes de ventas. Y muchos de estos están por cerrar...

NOTABENE: Me gusta la actitud que trae el aspirante a dirigir MORENA, el senador Alejandro Rojas Díaz Durán. Son de esos cuadros que surgieron con la escisión del PRI en aquella legendaria Corriente Democrática. En aquel entonces el senador era un chavito prometedor pero hasta ahí. Hoy ha adquirido madurez, temple y sabiduría política.



Columnas anteriores

visitas