ANALISTA

El “Arte la Guerra” para principiantes


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 773

Desde hace muchos años me ha gustado leer de vez en cuando El Arte de la Guerra, de Sun Tzu. Te hace reflexionar sobre las decisiones que to­mamos en el día a día y a quienes nos interesan los asuntos públicos, nos da en breves frases, la oportunidad de analizar y reflexionar sobre el poder y la guerra que éste provoca.

Hay guerras abiertas y otras no. Las segun­das, aunque menores en bajas, se someten en gran medida a los principios de la guerra abierta y declarada.

Les dejo algunas frases que seleccioné y que puede usted incluso encontrar en Google. No es necesario ser experto en asuntos militares para poder consultarlas y estudiarlas, en esta época del conocimiento a un clic de distancia:

- El supremo arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar.

- Los guerreros victoriosos primero ganan y después van a la guerra, mientras que los gue­rreros vencidos primero van a la guerra y des­pués buscan ganar.

- Sólo cuando conoces cada detalle de la con­dición del terreno puedes maniobrar y luchar.

- Si las instrucciones no son claras y las expli­caciones y órdenes no son confiadas, la falta es del general.

- Maniobrar con un ejército es ventajoso. Maniobrar con una multitud indisciplinada, es peligroso.

- Uno puede conocer la condición de todo un ejército por el comportamiento de un simple hombre.

- La invencibilidad es una cuestión de de­fensa, la vulnerabilidad es una cuestión de ata­que. Sólo cuando conoces cada detalle de la condición del terreno puedes maniobrar y lu­char.

- En asuntos militares, no es necesariamen­te más beneficioso ser superior en fuerzas, sólo evitar actuar con violencia innecesaria; es sufi­ciente con consolidar tu poder, hacer estimacio­nes sobre el enemigo y conseguir reunir tropas; eso es todo.

- Si envías refuerzos a todas partes, serás dé­bil en todas partes.

- Nunca se debe atacar por cólera y con pri­sas. Es aconsejable tomarse tiempo en la plani­ficación y coordinación del plan.

- Muéstrales una manera de salvar la vi­da para que no estén dispuestos a luchar hasta muerte, y así podrás aprovecharte atacar.

 



Columnas anteriores

visitas