LÍNEA ECONÓMICA

Basificación, enorme tarea


Javier Lagunas

Lecturas: 388

El de Víctor Lamoyi Bocanegra fue uno de los poquísimos nombramientos acerta­dos realizados por el exgobernador Arturo Núñez Jiménez. Durante los dos años que el funcionario encabezó la Secretaría de Fi­nanzas las cosas marcharon bien y a pesar de que en 2012 se recibió una administra­ción prácticamente en banca rota, el orden, eficacia y sobre todo honradez con que se manejaron los recursos disponibles, evita­ron que el gobierno de Núñez cayese en el incumplimiento de pago a sus empleados y posibilitaron el cumplimiento de sus com­promisos financieros, muchos incluso, he­redados por su antecesor. Sin embargo, esta situación duró veinticuatro meses pues el funcionario presentó su renuncia el 31 de di­ciembre de 2014. Pero la experiencia de Lamoyi Bocanegra será muy útil ahora en el Gobierno Federal, pues desde julio pasa­do el presidente Andrés Manuel López Obrador lo nombró como encargado del Programa de Basificación de los Trabajado­res de la Secretaría de Salud. Es una tarea ardua y hasta complicada administrativa y operativamente hablando, pues serán poco más de 80 mil empleados de ese sector; pero también se trata se trata de otorgar certeza a quienes han laborado por contrato, hono­rarios u otra modalidad lo cual, de alguna u otra manera, pesa sobre su desempeño al mantenerlos en un estado de incertidumbre y por lo tanto es igualmente un acto de justi­cia. No obstante, la tarea esta garantizada al ser ejecutada por un servidor público capaz y responsable de tal modo que seguro llega­rá a buen término.

DECEPCIÓN

Cuando se esperaba un Congreso local a la altura de los tiempos vividos por Tabasco, este ha resultado en su mayoría en una de­cepción, comenzando por la presidencia de su Junta de Coordinación Política ante la carencia de un liderazgo real o empático, no digamos ya con los partidos opositores, sino con sus propios correligionarios de Morena. Luego surge Charly Valentino León que tomó notoriedad momentánea por algunas de sus declaraciones que lo ridiculizaron y otros tantos diputados morenistas que nada aportan, algunos sin experiencia que la ven­ta de servicios. NO hay buenas cuentas.

 



Columnas anteriores

visitas