DOBLE FILO

Se impuso su autoridad moral


Homero T. Calderón

Lecturas: 426

UNO: Como tabasqueño, como mexicano deseo que le vaya bien a Tabasco, a López Obrador y a México. Ninguna figura retórica es suficiente para entender que la fuerza de México está alrededor del presidente de la república.

Inteligente como sé que es; intuitivo por naturaleza porque lo conozco ya de treinta años para acá; desconfiado de todo y todos, sé que en su cabeza bullen muchas ideas sobre que piezas debe apretar. Pero también las fuerzas armadas deben reconsiderar de inmediato la debilidad que muestran ante los capos del poder escondido.

No es que uno quiera correrlos, pero su misma naturaleza de militares me hace aconsejarles que sus zonas donde deben vivir y convivir con sus familias y subordinados debe ser fuera de las ciudades y núcleos urbanos. Para que no se repita otro “culiacanazo”…

Los prianistas quisieron adular a los comandantes del ejército regalándoles una casita de interés social para aplacar su sucia conciencia. Y nuestros generales nobles y de impecable conciencia nacionalista, cayeron en el garlito de estos infames. Aceptaron vivir en multifamiliares dentro de las ciudades como cualquier obrero de la CTM. Un craso error. En Culiacán, los narcotraficantes los negociaron a cambio de los “Chapitos”. Sigo con el tema:

DOS: Dice Tzun Tzu sobre el espionaje en “el Arte de la Guerra”: “Existen cinco clases de espías. El espía nativo; el espía interno; el doble agente; el espía liquidable y el espía flotante (…) Cuando están activos nadie conoce sus rutas. A esto se le llama genio organizativo y se aplica al gobernante. Siempre que se requiera atacar un ejército, sitiar una ciudad (Culiacán) o atacar una persona, ha de conocerse previamente la identidad de sus generales que la defienden; sus aliados; visitantes, centinelas y criados”…

¿Quién falló en esta cadena de inteligencia? Quién haya sido. La conclusión que saco es que México está en guerra y hay que trabajar inteligentemente para deshacer esta “mierdera” intriga de los príncipes de la derecha…

TRES: El enemigo no duerme. Sabedor que López Obrador tiene un altísimo porcentaje de aceptación, quieren bajarlo a chingadazos ante la opinión pública.  

 



Columnas anteriores

visitas