MANIFIESTO

El Exodo, la Biblia y Culiacán


José Chablé Ruiz

Lecturas: 814

Ante el fraude electoral de las elecciones locales del 10 de noviembre de 1991, un grupo de chontales llegó al fraccionamiento Galaxias, a la casa de Andrés Manuel López Obrador, a expresar su apoyo, estar dispuestos a todo para tomar palacio de gobierno y la Quinta Grijalva, hacer respetar la voluntad popular, particularmente en Cárdenas.

Audelino Macario Rodríguez, entonces director de la Verdad del Sureste; yo como corresponsal de La Jornada, y Oscar Camacho Guzmán, que era el enviado para cubrir el conflicto electoral, estuvimos atentos del diálogo entre AMLO y los chontales.

AMLO pidió calma, sugirió serenarse. Hay que documentar el “cochinero” de Neme (el gobernador Salvador Neme Castillo), el fraude electoral del PRI, les dijo a los chontales, que a regañadientes salieron de la casa de AMLO. “Es la oportunidad Andrés, de movilizar a los tabasqueños, de sacar a Neme de Palacio de Gobierno, acabar con el desgobierno y el saqueo que sufre Tabasco”, le dije a un Andrés Manuel, que sonrió y me dio una palmada en el hombro.

-Tranquilo. Has leído la Biblia, me preguntó.

-Toda la Biblia no la he leído, le contesté.

Les voy a hablar sobre el libro del Exodo de la Biblia, como Moisés sacó a los israelitas de Egipto, como acabó con la esclavitud de ellos con el apoyo de Dios, sin derramamiento de sangre.

“Yo jamás mancharé mis manos de sangre por el poder, jamás sacrificaré a mis paisanos para que se vaya Neme, no cargaré en mi conciencia la muerte de un tabasqueño para que se reconozca nuestro triunfo”, me dijo Andrés Manuel en un tono solemne.

¿Qué crees que está esperando Neme que hagamos? Respondió el mismo: Eso que quieren hacer muchos tabasqueños. Que tomemos palacio, la Quinta. ¿Qué crees que hará Neme? Volvió a preguntar y contestarse: reprimirnos con la policía, masacrar a nuestra gente. Por eso, voy a organizar un Éxodo por la Democracia, para evitar la violencia y la muerte de nuestros paisanos, que están calientes.

Lo ocurrido en Culiacán, Sinaloa, el pasado jueves 17 de octubre, habla sobre el humanismo de AMLO. Privilegió la vida. No duden que hará valer la existencia del Estado Mexicano.  



Columnas anteriores

visitas