TELÉFONO ROJO

El Padrino, la mafia del poder y el baile no termina


José Ureña

Lecturas: 318

Ellos quisieron demostrar unidad y po­der.

Unidad para proyectarse como un grupo cohesionado frente al nuevo go­bierno.

Y poder con capacidad económica, ne­gocios aquí, allá y acullá, y fama ganada durante decenios en posiciones privile­giadas.

El mensaje llegó completito a Palacio Nacional, donde se interpretó ese derro­che de promoción como un reto a la auto­denominada cuarta transformación

Entonces se decidió actuar.

Con la calma de quien sabe encontrar debilidades, medir circunstancias, apro­vechar los tiempos y sobre todo encon­trar los efectos mediáticos.

El punto de partida fueron las imá­genes de la revista Quién, escogida por la familia Collado para difundir la boda de Mar Collado, la hija del abogado Juan Collado.

 Il Consigliere, lo llaman en el corazón político de México a semejanza de quien tenía los secretos financieros en El Pa­drino de Mario Puzo.

LOS DATOS DE IL CONSIGLIERE

Y fueron sobre él.

Más de tres meses son suficientes para tener la radiografía de la mafia del poder.

Si la colección de imágenes fue vista como afrenta, más lo fue la versión llega­da a Palacio Nacional por un espontáneo con una grabación para ganar impuni­dad.

¿Quién estuvo en la boda de mayo y grabó cuando esa cúpula de la mafia del poder criticaba al actual gobierno y pro­ponía confrontar?.

Hay dos sospechosos, dijimos aquí el 22 de mayo –La mafia del poder busca al traidor-, pero todavía no tienen pruebas.

Como sea, ya la lista de asistentes y castigados es extensa: Comenzó con Ro­sario Robles, sobre quien pesa los afa­nes de venganza por los videoescándalos de 2004.

Siguió con Juan Collado, il consiglie­re, cuya situación se agrava legal y eco­nómicamente con el congelamiento de cuentas.

…no suyas, se cree se cree en el poder federal, porque se dedicaba a adminis­trar y lavar el dinero de la mafia del po­der.

Los demás han caído poco a poco: ya están centrados Eduardo Medina Mo­ra y Carlos Romero Deschamps, pe­ro los señalamientos se extienden al ex prourador Alberto Elías Beltran más cuantos se acumulen.

Ya se sabrá si los señala el dedo eje­cutivo.

 



Columnas anteriores

visitas