VECTOR X

Adiós Deschamps, adiós


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1156

No puede decirse que con la renuncia obligada de Carlos Romero Deschamps al sindicato petrolero ha caído el último cacique en el país.

Aún quedan muchos lidercillos de bajo perfil, pero con enorme poder económico, como el ferrocarrilero Víctor Flores. A cada santo le llega su día y ayer tocó a Romero despedirse del STPRM.

Amasó una fortuna incalculable y ejerció un impresionante poder político. Candidatos para todos los cargos y de todos los partidos se ponían a sus órdenes. Patrocinaba campañas -como el Pemexgate con sus mil millones de pesos-, imponía candidatos en el PRI, manipulaba grupos parlamentarios en el Senado y en la Cámara de Diputados, disfrutaba el poder del dinero y sus influencias. Eso se acabó.

La caída de Deschamps representa el fin de un era del sindicalismo autoritario en México. En Tabasco, como en todo el país, una palabra suya bastaba para designar líderes de las secciones petroleras. Ningún secretario general puede presumir que llegó al poder sin haberle besado la mano al cacique en desgracia.

“Veremos qué dice don Carlos”, le dijo Pilar Córdova hace cuatro años a un priista tabasqueño a quien le habían encargado avisarle que Jesús Alí insistía en ser candidato a diputado federal por el sexto distrito.

Con la mano en la cintura, Córdova se quedó con la candidatura y en su campaña corrió a raudales el billete para hacerlo ganar la diputación.

Hoy, el rey ha muerto por obra y gracia de AMLO. El que sigue.

LA MORRALLA

Felipe Irineo Pérez, nuevo director local de la Conagua, conoce el terreno que pisa. Fue director de SAPAET y goza de buena fama *** Golpes medio espectaculares se andan cocinado en la política estatal en la antesala del primer informe de gobierno. Con apremio se buscan medallitas para colgar y lucir ***”Espejito, espejito”, es la frase que estará de moda en todos los informes de gobierno. ¿Piensa lo mismo el pueblo bueno y sabio? *** Hasta mañana.  

 



Columnas anteriores

visitas