DOBLE FILO

El país de nunca jamás


Homero T. Calderón

Lecturas: 789

UNO: Desde mi modesta vida de periodista aún tengo capacidad de asombro. ¿Cómo puedo ganar dinero si vivo en una economía totalmente despedazada y sin fuentes de empleo? ¿Cómo situarme como protagonista económico en mi Tabasco si no hay mercado para comercializar mis ideas? ¿Cómo convencer a los hombres del poder que Tabasco no tiene ni en qué caerse muerto? Creo a pie juntillas en el proyecto de la refinería, porque necesitamos todos creer en ese último jalón de nuestros mantos petrolíferos antes que se agote el hidrocarburo. Las energías emergentes están ya esperando, pero ni los países árabes; ni EU; ni la Unión Europea dejan de usar el petróleo como combustible. Tenemos quince años para desarrollar Tabasco. Después de ese tiempo “tzingó” a su madre todo.

¿Por qué? Porque los dos únicos proyectos alternativos serán el Tren Maya (que a Tabasco solo le enviará pequeñas chispas de felicidad, porque los verdaderos ganadores dc ese proyecto serán Campeche, Yucatán y Quintana Roo) y “Sembrando vida” que nos dejará 150 mil hectáreas de árboles maderables y frutales. El futuro de Tabasco, terminándose el petróleo (Veinte años a lo sumo) será aterrador.

DOS: El país que le dejaron los prianistas a Andrés Manuel está podrido desde sus entrañas. Gusanos y mierda corren por toda su superficie. El antiguo cuerno de la Abundancia es hoy el cuerno de la desigualdad. La pobreza está en todas partes. La república (usted disculpará mis términos peyorativos) es como una pobrísima puta a la que todo mundo se cogió y finalmente, fue abandonada.

Es el caso de la Malinche quien murió en 1526 a los 27 años de edad. De aquella hermosa doncella que le regalaron a Cortés solo quedó un pellejo de cuerpo corroído por la sífilis, además que fue duramente criticada y tildada de traidora a México. Este es el país que nos dejaron el PRI y el PAN. Un país huachicolero; una economía regenteada por todos los culeros sindicalistas petroleros y sus corruptos líderes seccionales; una lucha a muerte contra los industriales de la facturación falsa: un mercado negro de las medicinas; una altísima evasión fiscal y la venta al mejor postor de la SCJN. Ese es el agusanado país que heredamos. Ta`que lo parió…  

 



Columnas anteriores

visitas