ANALISTA

Urge legislar sobre el Vape


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 683

Fumar mata. Eso lo sabemos hoy, pero hace 50 años no. Y las compañías productoras de cigarros no lo advertían en su producto, es más, muy por el contrario, invertían enor­mes cantidades de dinero para publicitar sus productos ligados a un estilo de vida "cool” y elegante. Hoy sabemos que fumar causa cán­cer y severos daños al ser humano.

Ahora tenemos el Vape o cigarros electró­nicos, que también matan, pero que debido a que sus cartuchos contienen menor canti­dad de nicotina a la establecida por la norma para que se indique su contenido, las perso­nas ignorantemente, piensan que "no causan daño". Es más, resulta lamentable ver a per­sonas utilizando estos aparatos en lugares cerrados y donde está prohibido fumar, aludiendo a que "no es un cigarro" y que es "va­por de agua”.

La ignorancia sobre estos temas no puede ser tolerada en pleno siglo XXI, donde la in­formación está al alcance de un clic.

En Estados Unidos se están presentado muertes por complicaciones pulmonares li­gadas al Vape y lo peor, es que de acuerdo al Houston Chronicle en un artículo publica­do el Domingo 13 de octubre, el uso de Vape está causando la hospitalización repetida de quienes utilizan este producto electrónico.

Los doctores y autoridades del Centro de Control de Enfermedades (CDC) en los Esta­dos Unidos, están "particularmente preocu­pados por la cantidad de pacientes jóvenes que se están enfermando (por el uso del Va­pe). El ochenta y cinco por ciento tienen me­nos de 35 años y el quince por ciento menos de 18. De 80 pacientes menores de 18 años de los cuales el CDC tiene información clínica completa, 56 requirieron terapia intensiva y 1 de 3 requirieron ventilación asistida mecá­nicamente para respirar”. Esto de acuerdo al artículo aludido. Urge legislar en México y en los 32 estados de la República. Estos apara­tos son aun más dañinos que un cigarro con­vencional, porque los cartuchos contienen nicotina, níquel, acetiloide y diacetyl. Es de­cir, metal y veneno que, al ingerirse en vapor de agua mezclado con aceite, entra a los pul­mones y a otros lugares del organismo. Una "calada", del vape equivale a UNA cajetilla completa de cigarros.

 



Columnas anteriores

visitas