DOBLE FILO

Acomplejados y analfabetas


Homero T. Calderón

Lecturas: 808

Hoy lunes que proso estos textos, me permitirá comentar sobre dos temas que sé que usted lector (a), analizará junto conmigo. UNO: Algún investigador expuso en su chat que los mexicanos arrastramos cinco complejos en nuestra vida. Obviamente, estos datos los particularizaré aquí en nuestro ambiente tabasqueño. Sobre todo con los que encuentro todos los días en las benditas redes sociales. DOS, el tema de los analfabetas que parecen no terminarse.

En el primer tema, dícese que, 1.- Nos sentimos cucarachas porque fuimos conquistados y humillados por los españoles…2.- Porque somos una raza que aborrece perder y automáticamente nos “automotejamos” como jodidos, feos y mediocres. No podemos superar el pasado, vaya…3.- Nos domina el “cangrejismo” (La canasta destapada de cangrejos). A la hora que alguien se supera y está a punto de salirse de la canasta, le jalamos las patas.

4.- Amamos u odiamos excesivamente a los extranjeros. Somos xenófobos recalcitrantes. Nos encabrona que los norteamericanos nos vendan en sus tiendas el “Halloween” y le oponemos el término “reyes magos”, que son todo lo que usted quiera menos de Oaxaca, y, 5.- Somos fanáticos en todos los aspectos.

El culto a López Obrador –por ejemplo-nos dividió a todos. Finalmente, AMLO ganó la presidencia pero en las redes sociales lo tunden miles de miles de “contras”. Obviamente esto no detiene al Peje. Eso sí, sus detractores lo defenestran inventándole todo tipo de palabras insultantes como idiotas, ignorantes, chairos, nacos. “uleros”, et al. ¿Qué le vamos a hacer?...

EN TABASCO también hay una legión importantísima de gente iletrada. Nadie lo podrá negar. La palabra adecuada para ellos es “analfabetos (as)”. El gobernador Adán Augusto dejó para resolver ese problema –gravísimo digo yo- al Maestro Enrique Soberanes Rivera. Su trabajo no es asunto menor. Se propuso Soberanes Rivera alfabetizar a unos 12 mil analfabetos y está a punto de lograrlo.

Hasta ahora ningún director del IEAT lo ha logrado. Si el diablo no mete su tridente y las cosas suceden como están planeadas, podremos cantar victoria.  

 



Columnas anteriores

visitas