VECTOR X

Sombrío, primer año de alcaldes


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1099

De noche, así pasan los días ejerciendo el cargo los 17 presidentes municipales al cum­plier el primer año del trienio.

El 4 de octubre de 2018, impregnados de triunfalismo, arrogantes por una victoria de méritos ajenos, rindieron protesta y prome­tieron “la más profunda transformación” de los municipios empuñando el estandar­te con la imagen de Andrés Manuel López Obrador.

Doce meses han transcurrido y ninguno de los 17 ha respondido a la confianza otor­gada por los ciudadanos a ciegas. Todo el tiempo se gasta en acusar desvío de los an­tecesores, restricción presupuestal, austeri­dad, crisis financiera nacional. Bla, bla, bla.

Pretextos sobran, acciones faltan.

Un año de lamentaciones y nada cambia en los municipios. Bien recetó ayer el maes­tro Catón: Voy a decirte algo muy puesto en su lugar:/los errores pasados ya no te están sirviendo/para justificar los yerros en los que estás cayendo.

Poco les interesa a los presidentes muni­cipales todo cuanto ocurre que ni se esme­raron en rendir informes de gobierno.

En el recuento de los daños, ¿Qué puede informar Evaristo con la ciudad con miles de baches y con el agua entubada tan sucia a como la recibió? Un año perdido entre llo­riqueos. Miles de millones de pesos despil­farrados en ocurrencias y negocios de unos cuantos amigos del alcalde, maestro en eso de hincarle el diente al presupuesto.

¿Qué diría Nidia Naranjo a los habi­tantes de Cunduacán sumidos en la in­seguridad, el miedo y el retroceso social? ¿Y qué decir de la pelota Beltrán en Cár­denas? ¿O las impresentables Tey Molli­nedo, de Teapa, Tomiris Domínguez en Tacotalpa o Chona Silván en Jalapa?

Triste historia.

LA MORRALLA

Hace años, un político le comentó a quien esto escribe: “Yo con el diezmo estoy servi­do”. Hoy es presidente municipal. De ese ta­maño la idea del bisnes *** Hasta mañana.

 



Columnas anteriores

visitas