Purgatorio

“El burro que tocó la flauta”


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 1050

En política no hay casualidades. ‘O te metes o te meten...’

PRIMER ACTO: Gerardo Gaudiano va y vie­ne. CDMX- Villahermosa y de regreso.

Dicen, se desmañanó para atajar a López Obra­dor a las Puertas de Palacio Nacional.

“Presidente..Presidente..”.

( gritaba desesperado, para llamar la atención del pasajero del jetta blanco).

Por fin logró acercarse y le estrechó la mano a su paisano, quien lo recibió - hay que decirlo - con una sonrisa.

Acto seguido descendió del automóvil y cami­naron juntos al interior de Palacio.

Pero ¡oh sorpresa!, Gaudiano tardó más en en­trar que en salir.

¿De qué hablaron?, nadie lo sabe, pero el nieto de don Leandro se notaba nervioso, no contento, pero menos preocupado que antes de hablar con su paisano Presidente, del que alguna vez fue tan cercano que alguien se atrevió a decir que era su ‘pupilo’..su ‘becario”. En realidad era solamente el recomendado del exgobernador Rovirosa Wade y el afecto a éste lo hacía extensivo.

Obvio, en el camino algo pasó - bueno algunos si conocemos la historia, pero como dijo la Nana Go­ya, esa es otra historia que algún día le contaré -, lo único cierto es que Gaudiano cayó de la gracia de Andrés y en algún acto de campaña, en Villaher­mosa, hasta dijo : “...salió puque” ( y los tabasque­ños sabían a que se refería).

El ambicioso chamaco desoyó los llamados de sus mayores e hizo alianzas con los enemigos his­tóricos del entonces Peje ( hoy es el Señor Presi­dente pa servirle a usted y a Dios ), como Arturo Núñez, gobernador, quienes juntos soñaban pro­longar su desgobierno de corrupción y mentiras.

Así las cosas hasta septiembre pasado, cuando ( repito ) Gaudiano llegó a Palacio Nacional con el alba “¿a pedir frías?”Vaya usted a saber.

SEGUNDO ACTO:

Gaudiano busca tomar el avión de regreso a Villahermosa y aunque tiene reserva en Interjet, pierde el vuelo.

Lo intenta por Aeroméxico y lo logra. Seguía la odisea. Ahora iría en pos de Adán Augusto. Sí, ese que fue como su hermano o mentor político. El mismo al que le disputó la gubernatura sin ningu­na posibilidad, pero se le atravesó.

Hay quien asegura que lo cazó ( o sease, le cayó en un evento ) y pudieron charlar. No se si de bue­na gana.

El único testimonio, la voz ronca de Adán que le decía:

“¿...qué pasó Gerardo...qué andas haciendo?

( el resto de la conversación la ignoramos, pero Gerardo se fue como vino: Con carita de ¿What ? )

TERCER ACTO:

Pasos en la azotea...la información que le llegó a Gerardo Gaudiano en forma de “pitazo” era ( es ) para poner los pelos de punta a cualquiera.

Sabía que iban ( o van ) por él y se tuvo que hu­millar. Primero con Adán y luego con el Presiden­te. ( el orden de los factores...)

Se sabe que en los primeros meses, habló con el gobernador. Fue a la llegada de un vuelo CDMX-Villahermosa, pero Adán se disculpó argumen­tando que las cosas habían cambiado y ahora es el OFSE y la Fiscalía quienes atienden esos asuntos.

Por eso ( por que sabe lo que se “comió “ ) es que ahora buscó al Presidente y este lo remite con el gobernador López Hernández.

 Del resultado de ese “cabildeo” ( dice mi infor­mante :” lloradero” ) se podrá saber en las próxi­mas semanas: si hubo o no “perdón y olvido”...es cuestión de tiempo.

Eso si, quedará el antecedente de que en me­nos de un año de gestión, el municipio de Centro reportó graves desfalcos, que por los montos son inocultables y escandalosos.

UNA PERLA;

Del resultado de la auditoría especial al ejerci­cio presupuestal 2016 y 2017, el ente fiscalizador observó un daño patrimonial de 49 millones 451 mil 812 pesos al SAS, durante la administración de Gerardo Gaudiano Rovirosa.

Esto es lo último de lo último, ya que antes ha­brían sido documentado el movimiento “irregu­lar” y fraudulento en la renta de seis camiones vactors en más de 43 millones de pesos, por unos meses.

En fin, vale la pena estar pendientes del desen­lace de esta novela en la que pesará, amén de las “consideraciones” afectivas que pudieran estar en medio, la parte política, pues no hay que dejar de lado que Gaudianito, así de chiquito como lo ve, tiene su ‘capitalito” en lo que queda del PRD Y, en ocasiones, la “morralla” es vital para completar el vuelto. ¿Usted, qué opina?.

 



Columnas anteriores

visitas