VECTOR X

Caldo-Milland-: ostiones milagrosos


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1172

Cuando llegue el momento que en la Cámara de Diputados se califique la cuenta pública de Paraíso del año 2018 se sabrá de qué tamaño es el compromiso de la presidenta de la Junta de Coordinación Política, Beatriz Milland, con el alcalde Antonio Alejandro Almeida quien ejerció recursos durante tres meses de ese periodo.

Toño Caldo, como es conocido el presidente municipal, patrocinó parte del fiestón de cumpleaños de la diputada, según confesó el morenista Charly Valentino para zafar a su jefa de las críticas, pero la metió en otro brete.

Dijo el legislador que Caldo aportó ostiones y pescados para el reventón de la señora, engolosinada con el poder que otorga ejercer el liderazgo legislativo sin tener una pizca de merecimiento. Por esa misma novatez, aceptó que un alcalde –según dichos de Valentino y de ella misma- se pusiera a mano en su pachanga. Eso implica, por supuesto, un compromiso para la calificación de la cuenta pública municipal.

¿Debió aceptar los ostiones y pescadillos de Toño Caldo doña Beatriz a sabiendas que se trata de una especie de soborno? ¿Se abstendrá de participar la siempre enzapatillada dama cuando se someta a votación la cuenta pública del ayuntamiento de Paraíso?

Enredada como queso Oaxaca, la señora ya no quiere hablar del tema y se niega dar explicaciones a los reporteros de la fuente. Es natural, cuando no se aceptan preguntas es porque no se tienen respuestas.

LA MORRALLA

Hace unos días el periodista Antonio Caraveo denunció amenazas del esposo de Milland. Al ser encarada por el comunicador, la diputada escurrió el bulto, hizo como que la virgen le hablaba. Reciba Caraveo la solidaridad de quien esto escribe *** Hasta mañana.  

 



Columnas anteriores

visitas