LÍNEA ECONÓMICA

Detrás de las marchas


Javier Lagunas

Lecturas: 414

¿Quién o quiénes estarán atrás de las protes­tas o marchas “feministas”, de “los 43 de Ayo­tzinapa” y las que pudiese darse el ya cercano 2 de octubre? Porque una cosa son las legítimas manifestaciones en conmemoración o reclamo de algunos hechos pasados o presentes y otra muy distinta “subirse” a ellos para vandalizar retando al gobierno y a las fuerzas del orden.

¿A qué juegan, qué esperan, acaso el balazo de un policía o soldado, al uso legal y hasta exi­gido de la fuerza pública, No para reprimir si­no para hacer valer la ley? Si están provocando al Gobierno Federal encabezado por Andrés Manuel López Obrador, uno de los más vota­dos en la historia reciente del país con la aviesa intención de azuzar a la milicia o a la Guardia Nacional a tener que enfrentarlos en legíti­ma defensa contra pedradas u otro medio de agresión cuando vigilan, como es su mandato, edificios públicos, carreteras, realizan patru­llajes de rutina o son enviados a tareas de con­tención.

La marcha por ejemplo del pasado sábado, conformada por mujeres a favor de legalizar el aborto en la cual un buen número de ellas son delincuentes consumadas, demostró que la única intención era provocar o azuzar un en­frentamiento con las fuerzas policiacas, fue­sen federales o locales de la CDMX “pidiendo a gritos” una muerta para falsa e hipócritamente acusar a las autoridades de represoras o asesi­nas y armar un escándalo cuya intención sería derrocar al presidente o por lo menos, vulne­rarlo para que ceda a los chantajes del PRIAN y de algunos grupos facticos de poderío eco­nómico que se han visto afectados por las po­líticas de austeridad y combate a la corrupción del mandatario tabasqueño, es más, no sería de sorprender que ante una eventual inacción pa­ra frenar los desmanes de esos grupos, alguien “haga el favor” de disparar contra sus propios compañeros para responsabilizar al gobierno.

En esa indolencia no podemos estar de acuerdo, pocos o nadie debería estarlo; por más que compartamos la mayoría de las políticas y acciones de AMLO, es inadmisible la pasividad contra grupos delincuenciales que, efectiva­mente, pretenden ser agredidos. Somos parti­darios de que les de lo que piden a gritos.

 



Columnas anteriores

visitas