CASCARA AMARGA

300 días de gobierno


Laureano Naranjo Cobian

Lecturas: 538

“Amigas y amigos, por mandato del pueblo ini­ciamos hoy la cuarta transformación política de México, puede parecer pretencioso o exa­gerado, pero hoy no sólo inicia un nuevo go­bierno, hoy comienza un cambio de régimen político.

A partir de ahora se llevará a cabo una transformación pacífica y ordenada, pero al mismo tiempo profunda y radical, porque se acabará con la corrupción y con la impunidad que impiden el renacimiento de México.

Si definimos en pocas palabras las tres grandes transformaciones de nuestra historia, podríamos resumir que en la Independencia se luchó por abolir la esclavitud y alcanzar la so­beranía nacional; en la Reforma por el predo­minio del poder civil y por la restauración de la República. Y en la Revolución nuestro pueblo y sus extraordinarios dirigentes lucharon por la justicia y por la democracia.” Y ahí va el hom­bre, con mucho esfuerzo y sacrificio en acción todos los días desde muy temprano, para cons­truir la grandeza de México.

Recuerdo que llegaba a saludarlo al quinto piso del Instituto Nacional del Consumidor, frente al parque hundido, cuando un día llegué a verlo porque habían destapado a Neme Cas­tillo y me dijo: vete tu primero y allá te alcanzo. Rápido avancé hacia el Senado de la República donde ya había grupos esperándolo para salu­dar al flamante precandidato. Yo, sólo, me pu­se contra la pared, pero al pasar el Senador, me vio y me llamó a su oficina. Que estas haciendo, me dijo. Nada, le contesté. Vengo a ponerme a sus órdenes. Pues nos vamos a Tabasco me dijo amablemente. Salí presuroso y desde un teléfo­no de moneda, le llamé a Andrés.

Me dijo vente para acá. Cuando llegué de nuevo al quinto piso, me instruyó diciéndome que había cambiado de opinión porque había recibido una llamada del Ingeniero Cárde­nas. Que yo estuviera pendiente. Que el me avisaría. A los pocos días, salió en primera plana de la Jornada, que el licenciado López Obrador aceptaba la Candidatura al Gobierno de Tabasco. Recuerdo que le dije a mi joven es­posa con voz fuerte: ¡hasta aquí llegó mi vida! Nos vamos a Tabasco porque voy a acompañar a Andrés Manuel en su candidatura.

Lo demás ya es conocido. Andrés bajó 18 kilos recorriendo intensamente toda la geogra­fía tabasqueña. Y sin duda que ganó la guber­natura, pero nos hicieron un gigantesco fraude electoral maquinado.

 



Columnas anteriores

visitas