LÍNEA ECONÓMICA

Neoliberalismo a la mexicana


Javier Lagunas

Lecturas: 157

Durante su rueda de prensa matutina (ese es el nombre correcto y no la “mañanera”), el presidente Andrés Manuel López Obra­dor, habló de la Autopista del Sol. Refirió conocer bien la historia de esa carretera y de lo pagado por ella. El tema da para mu­cho como bien señaló el primer mandatario y de inicio podemos asegurar que se tra­ta tanto del icono de la corrupción priísta, continuada y protegida por el PAN, como de la forma en que esos regímenes entendían el neoliberalismo y el “fomento” económi­cos siempre y cuando desde luego, se favo­reciera a los grandes capitales y sus grupos empresariales, en numerosos casos coludi­dos con altos funcionarios públicos. Prue­ba de lo anterior fue el “rescate” carretero de Ernesto Zedillo para salvar a grandes firmas privadas ante su fracaso e ineficiencia para operar autopistas concesionadas lo cual les causó enormes pérdidas; sin em­bargo, lejos de quebrar esos empresarios fueron rescatados por el Gobierno Federal a un costo de 60 mil millones de pesos, tal salvamento sirvió para cubrir los huecos fi­nanciero de los concesionarios y también, en el colmo del abuso y la impunidad, sus préstamos personales. La Autopista del Sol fue rescatada con 500 millones de pesos li­berados por la SHCP en marzo del año 2000 e incluidos en el Fobaproa, es decir, a menos de tres meses de concluido el sexenio de Ze­dillo evidenciando el acuerdo y complicidad de Vicente Fox en esa operación multimi­llonaria a un altísimo costo para las finan­zas del país, sin que uno sólo de los grandes grupos privados beneficiados y sus accio­nistas hayan sido objeto de sanción alguna. Ese era el PRI, ese fue el PAN y sus gobier­nos; aunque con distinguidas excepciones, muy pocas por supuesto, repletos de la­drones, abusivos, ineficientes, holgazanes, prepotentes, pillos y tramposos que desde el poder y los cargos se enriquecieron y se­guían haciéndolo hasta el año pasado. Aho­ra, al verse impedidos de hincarle el diente a los presupuestos para vivir cual jeques árabes, están rabiando de coraje, rumián­dolo, gritando muchas veces puras estulti­cias contra AMLO porque su desesperación los empuja a recurrir a todo con tal de man­tener su estatus de opulencia y riqueza con el menor esfuerzo físico posible como fue su costumbre durante décadas.

 



Columnas anteriores

visitas