EL CHAPUCERO

Loret ya fue reclutado por EU


Nacho Rodríguez

Lecturas: 19295

Sin desdoro de la veracidad del reportaje revelado por Loret sobre presuntas empresas de Bartlett y de que, si fuera cierto, a AMLO no le quedará de otra que correr al poblano, debe señalarse que detrás de los ataques del exteleviso al director de la CFE está la mano negra de Washington.

Ello es así porque, a pesar de que AMLO renegoció con éxito los contratos leoninos de los gasoductos, quedó una especie de “espinita” de estas empresas, que vieron reducidas sus enormes ganancias.

Una de ellas, Ienova, que dirige el extitular de la SCT Carlos Ruiz Sacristán, tiene vínculos con la poderosa demócrata Nancy Pelosi, quien tiene un asiento en el Consejo de Administración de Sempra, que es la dueña de la gasera mexicana.

En otras palabras, la renegociación del contrato de los gasoductos al final fue resentida por la propia Pelosi, que tal vez lo aceptó para destrabar al T-MEC pero que, todo indica, ha decidido tumbar a Bartlett como retaliación.

En esa lógica entra Carlos Loret, quien cayó de la gracia de Televisa por bajos ratings, pero ha sido rescatado por los demócratas de EU, que le ofrecieron una chamba como conductor de Telemundo pero, más aún, le abrieron un espacio en el Washington Post, la vocería oficial de este partido.

Así, le empezaron a proporcionar información sobre Bartlett obtenidos por los órganos de inteligencia de EU, y Loret, con sendos expedientes contra el titular de la CFE, ha empezado a lanzar una guerra mediática contra el poblano como venganza de Pelosi y los demócratas por el tema de gasoductos.

En ese tenor, pueda Bartlett aclarar o no lo de sus empresas, AMLO debe evaluar el hecho que los demócratas de EU tienen en la mira a su titular de la CFE y que, a través de Loret, le seguirán lanzando sendos misiles hasta tumbarlo.

Así las cosas, Loret se ha convertido en una especie de agente de EU y empezará a desempeñar el mismo papel que tristemente hace Jorge Ramos en el caso Venezuela, o sea ser el “vocero” de los intereses gringos en México, como el caso de Bartlett y la CFE.  

 



Columnas anteriores

visitas