Purgatorio

‘Cuco... ¿cómo no te voy a extrañar?'


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 1348

Entre las locuras, excentricidades y exacerbado folclorismo del ‘hombre’ que en 2016 se incluyó en el Grito de Independencia para ‘auto elogiarse’ en Macuspana y el insípido, indolente y bueno para nada de Roberto Villalpando Arias, definitivo: el pueblo se queda con el primero.

Y es que Villalpando, a sus 50 y tantos años, pareciera que sólo vino a buscar novia y usar el cargo para dejar la administración en manos sus ‘amigas’ y, de paso, mostrar que el amor le pegó con tanta fuerza que tras contraer nupcias -sigue de ‘luna de miel’ - hoy tiene abandonado el gobierno. Suspira con la gubernatura, aunque parezca exagerado.

Así, con todo y que a “Cuco" Rovirosa se le achaca un faltante de 174 mdp en 2018, que podría ponerlo en serios problemas con la justicia, el juicio de los ‘tumba patos' es inobjetable: “Cuco estaba loco, pero hizo algo por su pueblo, en cambio el inútil de Villalpando solo vino a hacer el ridículo”.

En fin, el expanista, cuyo único mérito es haber tenido la ‘suerte’ de ser empleado de un despacho de auditoría contable (con una jefa importante) no puede presumir más “mérito” que perseguir a “Cuco” para tratar de fincar su prestigio con el desprestigio de los demás. Bueno, y de paso tender una ‘cortina de humo’ en las trapacerías que hoy se dan bajo la ‘lluvia’ y el “aura” que ha hundido a muchos. ¿Verdad Pavo?

YA SON MUCHAS le habría dicho Rafael Elías Sánchez Cabrales al tal Charly Valentino, esto, en el contexto de la 5ta Semana de la Democracia, reclamándole sus "elocuentes" posicionamientos en tribuna. "Nos has metido en muchos problemas, ya bájale", Charly Valentino solo se mofó en la cara del presidente del Congreso y esta infidencia la contó a "un chismoso"**el priista Alejandro Graniel, empleado del DIF estatal, asegura que las críticas le "pelan los dientes" porque Doña Malú Somellera, además de ser paisana, es su madrina. Torpe, salpica a todos con tal de "blindarse". NOS LEEREMOS EN OTRO PURGATORIO, SI DIOS QUIERE.  

 



Columnas anteriores

visitas